Macri se reencontró con el viejo arte del acuerdo

Viernes, 10 Noviembre, 2017
Autor: 
Fernando Laborda
Fuente: 
La Nación

La mayoría de los mandatarios provinciales se retiró conforme de este encuentro. Quedó atrás el prejuicio de que se encontrarían con un Macri envalentonado y hasta "kirchnerizado" tras su éxito electoral.

El mayor saldo de la reunión fue el principio de acuerdo para el conflicto por el Fondo del Conurbano. La provincia de Buenos Aires dispondrá en adelante de fondos extras -unas treinta veces más que los míseros 650 millones de pesos que recibía hasta ahora por ese concepto- y esos recursos no afectarían a las restantes provincias, como aclaró el ministro Rogelio Frigerio.

Una cuestión clave para que la Nación pueda hacerse cargo de esos fondos es la reforma previsional. Macri espera financiar los mayores pagos que recibirá María Eugenia Vidal con una nueva fórmula de cálculo del aumento de los haberes jubilatorios, que tomaría como parámetro el costo de vida. De allí que el primer mandatario les hablara a los gobernadores sobre la necesidad de ordenar las cuentas de una Anses que "no aguanta más".

Desde sectores de la oposición se le endilgará que el gobierno de Cambiemos ajustará a los jubilados para financiar la política. Claro que esas críticas provienen de algunos de los mismos dirigentes que consintieron en el gobierno kirchnerista que no se ejecutaran sentencias favorables a jubilados, mientras crecían el gasto público improductivo y el número de empleados públicos.

El arte del acuerdo de Macri no excluyó una negociación a varias puntas y sensible a no pocas provincias. La inició el mismo día en que lanzó su proyecto de reforma tributaria, con aumentos de impuestos internos al vino y a las gaseosas azucaradas o con medidas que les restarían competitividad a las ensambladoras de electrodomésticos fueguinas. Los efectos se empezaron a ver ayer con la marcha atrás de Macri en los aumentos al vino y a la cerveza.

Queda por ver cuán dispuestas estarán las provincias a bajar el impuesto a los ingresos brutos, uno de los más distorsivos, y si llevarán a la práctica su compromiso de responsabilidad fiscal para que el empleo público no crezca más que la tasa poblacional. Una concesión minúscula teniendo en cuenta que el número de agentes públicos provinciales se duplicó en los últimos 15 años.

Ver más: