Macri, desde Nueva York, despertó al cupón PBI

Jueves, 9 Noviembre, 2017
Autor: 
Carlos Burgueño
Fuente: 
Ambito Financiero

Mauricio Macri habló de crecimiento y despertó al gigante dormido. Voluntariamente o no (con datos clave o especulando con la información positiva disponible), el Presidente pronosticó en su último día de gira por Nueva York, que este año la economía argentina crecería más del 3%. Si esto se diera el país debería pagar el Cupón PBI, lo que provocó casi la única alegría de ayer en los mercados locales al subir un 3,23% luego de casi un mes de sequía y en jornadas donde los títulos públicos sufren la incertidumbre por la falta de precisiones oficiales sobre la manera en que se gravarán con la próxima aplicación de la ley de reforma tributaria y la creación del impuesto a la renta financiera (ver nota página 2).

Según declaró Macri desde Wall Street ante la prensa, "todos dicen que crecerá 2,8% pero yo digo que vamos a crecer un poco más del 3%". Si ese "poco más" llegara al 3,22%, el Ministerio de Finanzas de Luis Caputo volvería a pagar el cupón, luego de varios años de languidecer en el mercado. En total, si finalmente se tuviera que cumplir con el pago del bono, el monto que tendría que liquidar el Gobierno sería de entre u$s2.800 millones y u$s4.000 millones. La operación se confirmaría además con el movimiento que tiene en estudio la Jefatura de Gabinete, de avanzar en la modificación del año empalme en la medición del PBI, de 2004 por 2017, a diferencia de 2012 con el que descartaba que se tomaría como referencia en el mercado de capitales. Esta modificación fue adelantada por varios bancos de inversión extranjeros, y en el país ya muchos operadores con teórica llegada al Gobierno la descartaban como una posibilidad cierta, lo que hizo subir hacia mitad de año la cotización del cupón. Como luego no hubo definiciones por parte de la jefatura de Gabinete, el titulo comenzó a caer, hasta ayer que el Presidente habló de crecimiento del país en Nueva York.

La intención de no utilizar 2012 como año de empalme surge porque uno de los problemas que más preocupa a la administración de Mauricio Macri es la judicialización de la medida. Es decir, existe el temor de que con esta modificación se valide la "intención de daño en 2014 del Gobierno anterior cuando cambió la base de 1993 a 2004, cuando se esperaba que fuera 2012, lo que generó que, aún cumpliendo con los requisitos de crecimiento, la Argentina no pagase los cupones", explicó Mauro Mazza, del equipo de Research de Bull Market Brokers.

Para que se deba pagar el Cupón, el incremento del PBI debería superar la base del producto tomando 2005, según el texto del bono que en su momento redactó el Ministerio de Economía comandado por Roberto Lavagna. El titulo fue uno más dentro del paquete lanzado durante el Gobierno de Néstor Kirchner para salir del default en el primer canje de deuda. El cálculo final estima que el título en pesos pagará $24 en diciembre de 2018 si la economía crece por encima del 3,22% anual y si el PBI de 2017 es superior al proyectado. Para que se cumpla la primera condición hay una cuestión metodológica que debe tener en cuenta el Gobierno, que es "elegir qué año se utilizará de empalme para las series estadísticas, es decir, para valuar tanto el PBI real del año en curso como el proyectado en 2005 cuando se lanzó el bono", explicó Mazza. Precisó que "si se toma en cuenta como empalme 2004, el PBI base ($729.292 millones para 2017) es mayor que con 2012 ($630.392 millones), lo que pone una vara mucho más alta para gatillar el pago". Y recordó que "el pago del cupón es el 5% de la diferencia entre el PBI de 2017 contra el PBI del caso base, de modo que si se eligiera 2004 el pago sería mucho menor que con el empalme 2012, dado que la diferencia es mucho menor".

Antes que el anuncio de Macri desde Nueva York, muchos bancos estimaban que era muy probable que la Argentina creciera más del 3% este año, y disparara el pago del bono. Hasta ahora la economía creció un 0,4% en el primer trimestre y 2,7% en el segundo y se espera que para el 23 de noviembre la publicación de los datos del tercer trimestre del año (julio, agosto y septiembre). El dato final de este año se conocerá en marzo de 2018.

El primer ministro de Economía de Macri, Alfonso Prat Gay, era un histórico crítico del título emitido durante el Gobierno de Néstor Kirchner para convencer a los tenedores de deuda en default que confíen en el canje que se proponía en 2005-2006. Consideraba que en años como 2017 el costo fiscal sería demasiado oneroso.