Los industriales proyectan un segundo trimestre con más actividad y empleo

Martes, 1 Mayo, 2018
Autor: 
Daniel Sticco
Fuente: 
Infobae

El Estimador mensual industrial del Indec cerró marzo con un pobre avance de 1,2% respecto del nivel de un año antes, cuando había acusado una leve contracción de 0,4 por ciento.

No obstante ese desempeño y de la decisión de algunas empresas terminales de automotores de suspender casi una semana la actividad fabril en la última semana de abril, como el caso de General Motors, al parecer por algún exceso de planificación, y otras habrían atenuado el ritmo para prepararse los trenes de montaje para el lanzamiento de nuevos modelos, el conjunto de las manufacturas presupuesta un mejor segundo trimestre, respecto de un año antes.

En primer lugar se advierte que en abril de 2017 el conjunto de las empresas relevadas por el Indec había acusado un receso del 2,6%, fenómeno que determina una base de comparación más baja para el nuevo período.

Pero por otra aparte se observa que desde mayo del año último el sector fabril, considerado como agregado, inició una racha alcista, con magnitudes variable conforme fue el ciclo contractivo previo.

Las expectativas de las empresas

Si bien abril no fue un buen mes en términos de confianza de las familias, como en el Gobierno, y para peor cerró con algunas turbulencias en el mercado cambiario, los industriales mostraron un claro predominio de expectativas positivas para el corto plazo.

En términos de saldo de respuesta positiva se destacaron las variables vinculadas con la demanda externa de insumos claves para poder el proceso productivo: 23,5% de los casos; como interna 21%, la cual estaría asociada al cobro en el período por parte de la mayor parte de los trabajadores de la primera cuota del ajuste de salarios acordado en paritarias.

Le siguieron en orden importancia la tendencia expansiva de las exportaciones de manufacturas, las cuales pasaron del 33,9% a 38,5% del total en el corriente año, con un saldo neto de 21% de los consultados.

Para responder a semejante previsión de tonificación de la demanda agregada los industriales comunicaron que planifican un uso más intensivo de sus establecimientos.

Esa movida redundará en un notable aumento de la cantidad de horas trabajadas por el plantel estable en plantas, y en menor medida en incorporaciones netas de personal, luego de un ciclo largo de reducción neta de la nómina.

 

Ver más: