Holmström y su "aval" involuntario a "buitres"

Martes, 11 Octubre, 2016
Autor: 
Carlos Burgueño
Fuente: 
Ambito Financiero

Indirectamente, el ahora Premio Nobel de Economía Bengt Holmström influyó en 2013 en el juicio de la Argentina contra los fondos buitre. Fue cuando la Corte de Apelaciones de Nueva York dio en agosto de ese año su fallo final a favor de los demandantes, y condenó al país a pagar la deuda que tenía con los acreedores. En el momento de justificar parte de la decisión, uno de los tres magistrados que dictaron sentencia, Barrington Parker, que además se convirtió en el orador final del fallo, explicó con parte de la teoría del finlandés la refutación a parte de los argumentos que habían llevado a Nueva York los abogados que representaban a la Argentina del estudio Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton (CGS&H). Era en el capítulo sobre las consecuencias negativas que un fallo en contra del país traería para toda la economía mundial y los mercados financieros internacionales en particular. Para la Argentina recibir un fallo negativo provocaría una crisis de confianza y desarrollo de los mercados de capitales, en particular para el negocio de unos u$s40.000 millones anuales (en ese momento) de colocaciones de bonos por parte de los países en desarrollo. La teoría de los abogados que representaban al país explicaba que las consecuencias de una decisión negativa por parte de la Cámara traería más incertidumbre y provocaría una crisis terminal en ese mercado. Todo esto como complemento a los argumentos legales que planteaba CGS&H sobre la ilegalidad del reclamo de los fondos buitre.

El fallo de los jueces Parker, Reena Raggi y Rosemary Pooler, de agosto de 2013, fue contundente. Les dio la totalidad de la razón a Griesa y los demandantes, incluyendo todos los argumentos legales que el magistrado de primera instancia había argumentando sobre el caso: "Los contratos firmados se cumplen y las deudas se pagan; salvo ley federal que diga lo contrario, lo que no existe en este caso" más allá de las razones o no que tenga el demandante. Al explicar el fondo teórico del fallo, la Cámara afirmó que "cree que es justo que un acreedor reciba lo que negoció y a lo que, por lo tanto, tiene derecho, aun si otros acreedores cuando reciben lo que negociaron no obtienen lo mismo". "Como la decisión de la Corte no hace otra cosa que obligar a la Argentina a mantener su obligación contractual de igual trato, no vemos abuso de discreción", agregó. El Premio Nobel y su Teoría de los Contratos aparecen inmediatamente después, al justificar la Cámara por qué no habría que esperar una crisis financiera internacional y un abatimiento del mercado de capitales neoyorquino con una decisión negativa para el país. Parker, habla sobre la Teoría de los Contratos y su influencia como ordenador y disciplinador de las inconsistencias de la economía en general".

Ver más: