El Papa Francisco mira más a María Eugenia Vidal que a Mauricio Macri

Viernes, 10 Noviembre, 2017
Autor: 
Carlos Pagni
Fuente: 
La Nación

A continuación, los principales conceptos:

El Papa Francisco se quedó con la cúpula del Episcopado argentino en dos sentidos: monseñor Oscar Ojea es ahora presidente de la Conferencia Episcopal, y el monseñor Jorge Lugones, un jesuita que fue híper subordinado a Jorge Bergoglio, será presidente de la Comisión de Pastoral Social, que es la comisión política del Episcopado, que tiene interlocución con el Gobierno, actores sociales y sindicatos, y emite opiniones de carácter político.

Ojea es un hombre muy prestigioso dentro de la Iglesia , muy ligado a los curas villeros. Fue obispo de San Isidro, párroco del Socorro, muy ligado a Francisco, y con buena relación con Mauricio Macri .

Ojea es el obispo de Macri, de Olivos, ha tenido reuniones muy cordiales con él y hay gente de San Isidro muy católica ligada al Presidente, que ha intentado acercarlos.

Se trata de una Iglesia que va a internalizar mucho más explícitamente la agenda de Bergoglio en algunos temas que se viene quejando que la Iglesia argentina no milita.

Fue clave la visita de monseñor Paul Richard Gallagher, el segundo del Vaticano , que vino a Buenos Aires.

Gallagher se reunió con Mario Poli y le hizo saber la pretensión del Papa de que Ojea sea presidente de la Conferencia. Poli le dijo que encantado pero Gallagher le manifestó que el problema era que los cardenales lo querían votar a él [a Poli].

Macri va a tener ante sí un Episcopado conceptualmente más alineado con Francisco. María Eugenia Vidal puede festejar esto en la política.

Toda la franja del Episcopado y los curas villeros tienen la foto de Bergoglio, la estampa de la Virgen y la foto de Vidal, y rezan por Vidal porque ella ha tenido con ellos una aproximación muy estrecha durante lo que va de su gobierno.

El Papa mira a Vidal más que a Macri. Mira la parte social del Gobierno, como Jorge Triaca o Carolina Stanley . Tiene también muy buena relación con Esteban Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta.

Sin embargo, el Papa mira la cuestión social del Gobierno con mucha precaución de que no sea un modelo neoliberal que derrame y quiere que haya políticas activas para los más necesitados.

La visita de Alejandra Gils Carbó al Papa, no tiene mucha trascendencia.

El Papa tiene una relación normal con la ex procuradora. Ella tiene vínculos con muchos sacerdotes ligados a Bergoglio porque armó un programa en las villas.

El Papa acá está en una posición, como en tantos otros temas, despolarizado.