Default: aceptación llega al 98% (2% de rebeldes)

Lunes, 18 Abril, 2016
Autor: 
Guillermo Laborda
Fuente: 
Ambito Financiero
Según un alto funcionario del Ministerio de Hacienda consultado anoche por Ámbito Financiero, "todo dependerá del book building". De esta manera, hacía alusión a la serie de ofertas y tasas exigidas para comprar los papeles que el país emitirá a 5, 10 y 30 años. "Si las tasas no son de nuestro agrado, podemos emitir sólo u$s 10.500 millones", señaló la fuente en referencia al monto necesario para pagar a los holdouts y "volver a emitir más adelante". La explicación del funcionario tiene lógica: apostando a una baja del riesgo-país con el correr de las semanas ya concretado el fin del default, tendría un menor costo completar los u$s 15.000 millones en otra transacción. Mañana tendrá lugar en Nueva York la determinación del corte con el monto de deuda a emitir y el costo a pagar por cada uno de los tres papeles que se lanzarán al mercado.

La aclaración del equipo económico se da cuando operadores ya daban por sentado que la Argentina no iba a recurrir más del financiamiento externo durante en 2016. Esta impresión surgió de declaraciones de Alfonso Prat Gay y de Luis Caputo en el road show que hicieran ante inversores en el New York Palace Hotel hace siete días. La idea de concretar el lanzamiento en una sola etapa, los u$s 15.000 millones, para el equipo económico tenía como objetivo abrirle ya el camino a las empresas y provincias que seguirán los pasos del Gobierno nacional colocando deuda en el exterior. Todo dependerá de si las tasas exigidas por inversores son del agrado de los funcionarios argentinos. Caputo, secretario de Finanzas, permanecerá en Nueva York hasta mañana por la noche para emprender su regreso una vez que se hayan definido los últimos aspectos de la emisión, monto y tasas, los más importantes.

En paralelo siguen las conversaciones con los últimos acreedores que se resisten a aceptar la oferta argentina por el default. Queda tiempo hasta el miércoles. Con los últimos acuerdos celebrados bajo la guía del mediador Daniel Pollack, el 100% de los bonos que en 2001 entraron el default, la Argentina estará trepando al 98% de reestructuración. Sólo quedarían, entonces, reclamos por monto menores a los 4.500 millones de dólares (con intereses acumulados). En el primer canje celebrado el 12 de junio de 2005 bajo la gestión de Roberto Lavagna, se cerró el canje de deuda de un total de u$s 81.800 millones, lo que llevó al 76,07% de la deuda en default a la normalización. Luego en la reapertura del canje en 2010, ese porcentaje trepó al 92,4%. El viernes se llegará a ese 98%, casi seis puntos más de adhesión sobre el default original de 2001, pero se trataba de los acreedores tan combativos como pacientes y, por si fuera poco, con sentencias en todas las instancias de la Justicia norteamericana que dejaron sin margen a la Argentina. ¿Quienes detentan el 2% restante? Son dos fondos de inversión y pequeños inversores los que, de no aceptar en las próximas horas, seguirán con sus reclamos pero sin el juez Thomas Griesa como motor principal y con posibilidad de embargos acotados.