Tras el apretón monetario de Caputo, en el Gobierno dicen que la clave ahora pasa por bajar el gasto

Sábado, 7 Julio, 2018
Fuente: 
Clarín
Elogian el combo de suba de encajes y tasas para calmar el dólar. Y que pasada la tormenta la clave pasa por cumplir las metas fiscales. Bajar la participación del gasto en la economía, la clave.

En el Gobierno hay conformidad con las medidas que adoptó el Banco Central para calmar la suba del dólar, estas son, aumentar los encajes y la tasa de interés. Y dicen que para cumplir la meta de déficit fiscal primario de 1,3% del producto para el año que viene será clave "seguir avanzando por el lado del gasto público"

Según funcionarios, Argentina no tiene margen para incumplir la meta fiscal acordada con el Fondo Monetario Internacional. Confían alcanzar el objetivo este año (2,5% del PBI). Preguntados si el Gobierno podría introducir cambios impositivos para lograr el objetivo de 2019, la respuesta en el oficialismo dice así: "Se trabajará por el lado del gasto público". "La idea del Gobierno es que en Argentina las erogaciones aumentaron mucho, pasaron de 23% del PBI a 43% en una década. Los impuestos ya son altos, el camino es por el lado del gasto". En el sector privado y en el Gobierno hay coincidencia: el ritmo al que aumentará este año el gasto público será más bajo al que subirán los precios de la economía. 

La cuestión tributaria estuvo presente en la agenda de la semana. Es que el memorandum que Argentina y el FMI firmaron contempla que el país introduzca modificaciones a la hora de impulsar la recaudación y así cumplir la meta fiscal. En su momento, el equipo económico evaluó la posibilidad de detener la baja gradual de las retenciones a la soja. El Presidente Mauricio Macri descartó su implementación. Esta semana, preguntado al respecto, Marcos Peña no rechazó la posibilidad de un impuesto a los viajes. Luego sí lo hizo Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda y Finanzas. "Vamos a ir por el lado del gasto", ratifican en el Gobierno.

¿Y el dólar? La visión económica en el Ejecutivo es que las medidas adoptadas por Luis Caputo, al frente del Banco Central, en estas últimas semanas han sido "razonables". Confiesan que algunas de ellas, como las subas en los encajes y las tasas, "las veníamos impulsando de hacía tiempo". "Tienen efecto en el mercado cambiario y de a poco estamos sacando la cabeza de debajo del agua".

La economía argentina es como un barco atravesando un océano, describen en el oficialismo. La sequía, la suba de las tasas internacionales y la volatilidad de los mercados son las razones que sacudieron a la economía argentina, explican en el Gobierno. "Nos agarró una tormenta mientras trabajábamos para arreglar los desequilibrios y nos entró agua en el barco. Estamos haciendo los arreglos pero lo importante es que no cambiamos el rumbo".

¿Por qué pegó más en Argentina que en otros países? "Porque nuestros desequilibrios son mayores".

De los US$ 8.000 millones que Argentina necesitará para completar su programa financiero 2019, en el Gobierno aspiran a buscar la mayor parte de esos recursos en la plaza local. Y que irán monitoreando la posibilidad de 'quitarle' al Banco Central las Letras Intransferibles que tiene en su hoja de balance por otros instrumentos. "Lo iremos viendo en función de la disponibilidad de recursos que tengamos". 

Sobre la cuestión de las Lebac, la visión del Gobierno es que el problema no es el stock de esas letras -una deuda que emite el Banco Central-: más bien sus tenedores. La preferencia es que bancos, fondos comunes y minoristas vayan desarmando sus tenencias (calculan que equivalen al 40% del total). Que las Lebac queden en manos del sector público, dicen, no representa un problema.

Ver más: