Rousseff y Neves "recalcularon" la estrategia y bajaron el tono durante su segundo debate

Lunes, 20 Octubre, 2014
Fuente: 
Iprofesional
Los candidatos que se enfrentarán por el ballotage en Brasil, dejaron de lado las acusaciones personales y discutieron sobre economía e inflación

La presidenta brasileña y candidata a la reelección, Dilma Rousseff, y el líder opositor, Aécio Neves, celebraron el domingo el penúltimo debate televisivo de cara a la segunda vuelta del próximo 26 de octubre.

El encuentro transmitido por la red de televisión Record, marcó un cambio en la estrategia de ambos candidatos.

Dejaron de lado las acusaciones personales que caracterizaron el anterior debate, transmitido por la cadena SBT, tras el cual la presidenta Rousseff sufrió una descompensación. Esta vez ambos optaron por elevar el nivel de las discusiones con propuestas de Gobierno.

Se enfocaron entonces en algunos de los ejes que marcaron la campaña presidencial, como la presión impositiva, el crecimiento económico estancado de Brasil, la inflación, la seguridad pública, la salud y la educación.

Rousseff aprovechó para abordar el tema de la crisis hídrica del estado de Sao Paulo, la más grave en su historia y que pone en riesgo el abastecimiento de la mayor ciudad brasileña. La mandataria acusó al Gobierno regional, en manos del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB, de Neves), de hacer caso omiso a las advertencias, años atrás, de las autoridades sobre el riesgo que se corría en caso de una sequía como la actual.

"Prefiero siempre un debate de ideas", enfatizó Neves, quien se declaró "orgulloso y honrado" al ser comparado por Rousseff con Fernando Henrique Cardoso, el único presidente del PSDB (1995-2002), pero advirtió que sus propuestas son "nuevas" y bajo "otra realidad".

La economía y el escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras intentaron levantar un poco el tono en el penúltimo debate.

Cuando Neves cuestionó el crecimiento inferior al 0,3 % proyectado para este año, Rousseff calificó a su oponente como "pesimista".

Éste replicó criticando la elevada suba de precios. "Las personas están asustadas con la inflación", que roza el límite máximo de la meta anual del 6,5 %, aseveró Neves. "Tengo la seguridad de que la inflación está bajo control y eso es inequívoco", manifestó la jefa de Estado, quien consideró la meta propuesta de Neves en caso de ser elegido presidente, del 3%, como "arriesgada".

A continuación, Neves comparó el crecimiento del país y el de la inflación con la de otras naciones latinoamericanas, como México, Chile y Perú, pero en su derecho de respuesta Rousseff manifestó que prefería las comparaciones con "grandes" como Alemania.

En las elecciones del 5 de octubre, Rousseff terminó primera con el 41,5% de los votos, seguida por Neves, quien consiguió el 33,5%. Para la segunda vuelta, el próximo 26 de octubre, Rousseff y Neves aparecen empatados técnicamente en las encuestas de intención de voto, con una ligera ventaja de 51% sobre el 49% del senador.

Los candidatos que aspiran a llegar al Palácio do Planalto iniciarán el lunes una intensa agenda de compromisos para conquistar al gran número de los electores indecisos, que según los especialistas, definirán la elección. Se trata de 14 millones de votantes.

Y el viernes, en Río de Janeiro, se verán nuevamente las caras en el debate promovido por la red O Globo, la última chance de comunicar sus propuestas antes del ballotage.