Por la devaluación y el menor crecimiento se achicará el déficit con Brasil

Lunes, 4 Junio, 2018
Fuente: 
Clarín
El PBI de los dos países aumentará menos de lo previsto este año y eso restringirá el intercambio bilateral.

Mayo marcó un punto de inflexión en el comercio entre Argentina y Brasil: el déficit bilateral se redujo después de 22 meses de expansión. El mes pasado, el rojo de la balanza marcó US$446 millones, un 28,9% menos que en el mismo mes de 2017. La caída fue consecuencia de la merma de las importaciones, que bajaron 19,3%, mientras que las exportaciones disminuyeron 12,7%. Este resultado tiene varias razones: la desaceleración del crecimiento de la economía brasileña, las turbulencias cambiarias en Argentina y el impacto de la huelga de camioneros que se extendió durante 10 días por el país vecino. De aquí en adelante, los analistas anticipan que la contracción del déficit persistirá, empujada por los efectos de la depreciación del peso y de la menor expansión que exhibirá Argentina durante los próximos meses.

Los datos de comercio exterior difundidos por Brasil -el informe del INDEC se conocerá recién a fines de junio- detallan que las importaciones desde ese país sumaron US$1.240 millones, una reducción del 19,3% con relación a mayo de 2017. Del lado de las exportaciones el registro marca US$794 millones, una contracción de 12,7%.

"La reducción de las importaciones es consecuencia directa de las turbulencias cambiarias que se iniciaron a fines de abril y continuaron en mayo", señala la consultora Ecolatina. En esas semanas la cotización del peso respecto del dólar se depreció más que la del real brasileño. De este modo, el tipo de cambio real bilateral cayó 8% en mayo. Si bien esto permitió que los productos argentinos ganen competitividad, las exportaciones argentinas cayeron casi 20%. Ecolatina resalta que "la magra performance de nuestras exportaciones no se debió a una retracción de las compras totales de Brasil (de hecho, éstas crecieron 9,3% a nivel interanual), sino a una pérdida de participación de los productos argentinos en las compras externas de Brasil, una reducción de 1,5 puntos porcentuales".

Movimiento atípico

Para la consultora Abeceb, la caída en el comercio bilateral "supone un movimiento atípico y contrario a la dinámica de los últimos meses". La consultora dirigida por Dante Sica lo atribuye a "los diez días de huelga convocada por los camioneros, en virtud del aumento del precio del combustible," una medida de fuerza que "le hizo perder dinamismo a la economía brasileña" y se hizo sentir sobre diversos sectores, a partir de la cancelación de vuelos, supermercados desabastecidos y cortes en las principales rutas. "El desabastecimiento producto de la medida de fuerza en el transporte terrestre tuvo efectos nocivos sobre las importaciones y exportaciones brasileñas, al Mercosur en particular", indican. La industria automotriz es la responsable principal de este cambio. "Esto se explica principalmente por la interrupción de los flujos comerciales entre las empresas automotrices y autopartistas brasileñas con sus contrapartes argentinas, particularmente a las que venían operando con bajos stocks".

Ecolatina destaca que debido al reacomodamiento de las principales variables de la economía argentina, "la reducción del déficit bilateral se mantendría en los próximos meses, revirtiendo el incremento del rojo acumulado en el primer cuatrimestre del año". A la depreciación del tipo de cambio real bilateral se le agrega que Argentina está revisando sus previsiones de crecimiento para este año. Del 3,5% que se esperaba hace seis mes se pasó a un cálculo mucho más modesto: para Ecolatina, la expansión del PBI local será de 1,6%. Brasil también viene revisando sus proyecciones a la baja: el 3% pronosticado ya se redujo a 2,5%. Para la consultora, esta combinación de desaceleración de la economía en los dos países provocará un rojo comercial "incluso menor a los US$8.100 millones de 2017".

Entre enero y mayo, las exportaciones Argentinas a Brasil sumaron US$4.120 millones, un incremento del 9,5%. En ese período, las importaciones llegaron a US$7.283 millones, un 8% más que en igual lapso de 2017. Autos, autopartes, aceite de girasol, tubos y semifacturas de hierro forman el núcleo central del intercambio comercial, que alcanzó en los primeros cinco meses del año un déficit de US$3.163 millones, 6% más que en igual período de 2017.