Para el FMI, hay tiempo: sólo 5 países bajaron inflación a un dígito en 4 años

Lunes, 5 Febrero, 2018
Fuente: 
Cronista Comercial
En 2020, el Gobierno apunta a llegar a una inflación de 5% anual. No obstante, aún se deberá bajar el déficit fiscal y terminar de actualizar las tarifas sin subsidios

El Gobierno se dio un año más de margen para alcanzar la meta de inflación de un dígito, redondeada en 5%, tal como lo anunció el equipo económico en los últimos días de diciembre de 2017. Con el objetivo actual, las herramientas y estrategias apuntan a conseguir este guarismo para 2020, un año después de finalizada la presidencia de Mauricio Macri. La intención oficial va en línea con un relevamiento del Fondo Monetario según el cual de un grupo de 35 países que llegaron a registrar inflaciones moderadas (de entre 10% y 40%), sólo cinco lograron reducirla a un dígito en menos de cuatro años.

Los economistas consultados coinciden en que, con suerte y sin mediar shocks que modifiquen los escenarios que vaticinan, en 2020 la Argentina podrá conseguir que la inflación se modere y sea de un dígito, al menos, del 9%. Un poco por encima de la meta oficial, pero ya dentro del terreno de un incremento de precios más "manejable".

"Dudo que sea dentro del primer mandato macrista. Con suerte, en 2020 estaríamos llegando a un dígito, en función de los antecedentes internacionales", arriesgó Federico Muñoz. Calificó que no sería un mal récord, "más teniendo en cuenta la necesaria corrección de precios relativos y el fuerte déficit fiscal".

No obstante, identificó que lo que podría no ayudar en este proceso son "las interferencias del ala política del Gobierno con el Banco Central que, en caso de persistir, podrían erosionar aun más la eficacia de la estrategia antiinflacionaria y quizá proceso de desinflación se prolongue aún más todavía".

También Gabriel Zelpo, de Elypsis, dijo que las condiciones iniciales desde las que partió la Argentina no ayudan, estos son, tener un tipo de cambio flexible y precios regulados atrasados. "Nuestra estimación optimista, si todo sale bien, es de unos 6 años. Claro está que, por ejemplo, un shock externo o interno, pueden demorar ese proceso", advirtió.

Citó de ejemplos de shock externo una crisis en Brasil, que empuje a depreciar el peso e incremente la inflación y, dentro del país, podría darse una "demora en la baja del déficit por dificultades en aprobar reformas clave para bajarlo, entonces por falta de credibilidad se produce una depreciación y termina presionando en los precios".

Juan Luis Bour, de FIEL, sostuvo que no hay una regla para saber en cuántos años se termina logrando la baja, pero que es clave el ajuste fiscal y cuándo se termina con los shocks tarifarios y cambiarios

Para Gabriel Caamaño Gómez de Consultora Ledesma se trata de "comparaciones odiosas" cuando se ve en cuánto tiempo logró cada país reducir la inflación. "Acá no sólo hay que estabilizar la macro, en general, y desinflar, en particular. Hay que hacerlo a la par del ajuste de precios relativos y tarifas, en el medio de una déficit que sigue en niveles históricamente muy altos y sin recurrir a atajos por el lado del tipo de cambio", describió. "Vamos a necesitar varios años para ir a un dígito y no creo que se antes de 2020. Con suerte en ese año quedaremos ahí de lograrlo", vaticinó.

Calificó, no obstante, que de hacerlo para ese momento sería "un éxito rotundo".

Federico Furiase planteo el escenario argentino en cuatro dificultades, a la hora de bajar la inflación: las tarifas; el déficit fiscal, que se financia en parte con emisión; que la demanda de pesos es inestable y compite con el dólar (y, una suba del tipo de cambio se termina trasladando a precios); y la presencia de inercia, en el sentido de que en la formación de salarios se mira mucho la inflación pasada. "Todos estos aspectos van a hacer que sea mucho más lento el proceso de desinflación, pero no sería tan grave ya que si lo hicieras más rápido se lo termina pagando con atraso cambiario y déficit externo. Por estos motivos, la Argentina va a tardar más", describió.

Desde CyT Asesores, Camilo Tiscornia se mostró un poco más optimista. "Creo que entre 2019 y 2020. O sea, se va a demorar entre 4 y 5 años", pronosticó. Para llegar a esta situación, prevé que "el déficit fiscal va a ir bajando y que la política monetaria se va a relajar lentamente".

El análisis del FMI identifica que, de los 35 países relevados, el grueso (30) lo hizo en más de 4 años. De todos estos, en casi la mitad (en 14), se necesitaron más de 10 años para llevar la inflación a menos de 10%; siete lo hicieron en un período de entre 7 y 10 años; y 9 en entre 4 y 6.

Lo que resaltan desde el organismo internacional es que el costo económico de reducir la inflación fue elevado por lo tanto "la mayoría de los países eligió un horizonte más extendido para hacerlo".

Ver más: