Miguel Ángel Broda: "Lo que nos va a pedir el FMI es lo que tenemos que hacer para salir de la decadencia"

Miércoles, 16 Mayo, 2018
Fuente: 
Infobae
El economista consideró que es imprescindible realizar reformas macroeconómicas para salir de la crisis. "No tenemos conciencia de que somos el único país del mundo que era rico y se hizo pobre", reflexionó

El Gobierno asegura que la crisis cambiaria quedó atrás. Sin embargo, para algunos analistas, no hay que descuidarse. El economista Miguel Ángel Broda advirtió que lo sucedido en estas últimas semanas tiene que ver con que el mundo descubrió que somos más vulnerables de lo que se creía.

"Lo que pasó estos días es la necesidad de diferenciar entre lo que gatilló la disminución de demanda por activos argentinos (acciones, bonos, tenencia de pesos) de cuáles son la razones profundas de lo que sucedió; esto fue un desempañador, se limpió el parabrisas y el mundo descubrió que nuestra configuración macro era más vulnerable de lo que se esperaba", enfatizó.

El economista recordó que durante 50 días el Gobierno se empecinó en tener un dólar fijo, sumado al problema del proyecto de ley opositor para retrotraer las tarifas, y la suba de impuesto a las lebacs.

"Cuando sucedió esto, los inversores que miraban Argentina y que tenían extraordinaria liquidez –que está disminuyendo levemente– vieron que la administración Macri ha hecho muchísimos progresos; nos integraron al mundo, hay mejoras institucionales importantes, el mundo ve al Presidente como alguien que quiere llevar a la Argentina a ser un país normal. También hay mejoras macroeconómicas importantes, lo que se hizo en el PAMI y en la Justicia, pero la verdad es que el punto más débil son las políticas micro y macro elegidas, que nos ha permitido seguir viviendo por arriba de nuestras posibilidades", advirtió.

En declaraciones a Radio Mitre, Broda recordó que el déficit fiscal heredado de la administración anterior, financiado por el exterior, "generó atraso cambiario y un déficit de cuenta corriente, que no es más que 'gastar más de lo que producimos'". "Vivir por encima de las posibilidades de uno depende de financiar el déficit fiscal y el déficit en cuentas corriente y el resto del mundo comenzó a darse cuenta de que no eran tan buena la configuración macro", agregó.

Sin embargo, marcó la diferencia con el gobierno populista de Néstor y Cristina Kirchner. "Algo se está haciendo. El déficit fiscal está cayendo, este nuevo tipo de cambio probablemente no genere los 5 puntos de déficit en cuenta corriente que tenemos. Esto puede ser un despertador, pero si creemos que se puede seguir de la misma manera, nos equivocamos. Hay que aprovechar esta oportunidad".

En este sentido, Broda consideró "una buena oportunidad" recurrir al Fondo Monetario Internacional, aunque aseguró que él hubiera ido hace tiempo, porque "Argentina depende de financiar el déficit del ahorro externo, que en cualquier momento puede cambiar. Siempre es muy bueno por más caro que sea tener un descubierto en el banco".

"Hace un año y medio no se podía ir políticamente. En términos futbolísticos teníamos un equipo de buenos jugadores pero que no jugaba bien, y un buen director técnico (por el FMI) podría salvarnos del descenso", ejemplificó.

Para el economista, fue muy importante el apoyo de los líderes del mundo tras conocerse el inicio de las conversaciones con el FMI. "Esto sería imposible si no hubiera sido por el prestigio que logró la administración. Pero los técnicos del Fondo piensan igual que los economistas de Argentina: no podemos vivir por arriba de nuestros medios y tenemos que disminuir el exceso de gastos sobre ingresos fiscales y sobre los recursos o los dólares que vienen".

"Si uno mira el comportamiento del Fondo, yo hubiera ido para pedir el descubierto, no para pedir plata, pero un año antes. Lo que uno ve de los documentos del Fondo, las cosas que nos va a pedir son las que tenemos que hacer. Puede ser que afecte seriamente el nivel de actividad de los próximos meses o el año que viene, pero hay que ordenar la casa. La estabilidad macro es la llave para salir de la decadencia", alertó.

Broda recordó que "cada vez que tenemos una crisis, afectamos el nivel de vida futuro de los argentinos; porque cada vez que caemos nunca lo recuperamos. Este despertador nos puede ayudar a salir de una decadencia de largo plazo".

Broda hizo un poco de historia para destacar un trabajo del economista Madison, quien trató de explicar los últimos 200 años del mundo calculando el PBI per cápita de una gran cantidad de países. "En ese trabajo aparece que en 1895 éramos el PBI per cápita mayor del mundo y hoy somos 62°. Si no generamos la idea de que hay que ser país normal y salir de la decadencia; los países que caen reaccionan; no tenemos conciencia de que somos el único país del mundo que era rico y se hizo pobre".

"Desde 1950, si hubiéramos crecido igual que el resto de la región que menos crece, tendríamos un PBI per cápita un poco más del doble del que tenemos; si hubiéramos crecido como los emergentes tendría 6 veces el PBI; una Argentina de 14 mil dólares por habitante a ser una Argentina de 90 mil dólares", reflexionó.

Para Broda, caminar hacia una mayor estabilidad macro aumenta las chances de salir de este proceso de decadencia. Y puso el ejemplo de Australia que en 1974 era el 5° PBI per cápita del mundo, en 1980 era el 10° y en el 89 era 15°. "Dijeron 'basta, no podemos seguir cayendo'. Nosotros pasamos del 1 al 62 y no reaccionamos", recordó.

Al ser consultado sobre las razones de que la economía en su conjunto gaste más dólares de los que ingresa, Broda fue muy claro: "Gastamos más que el PBI y tenemos que salir a mangar para financiar 13.200 millones de dólares que gastamos los argentinos en el exterior el año pasado".

El economista recordó que los déficits gemelos, cuenta corriente y fiscal, están en niveles récord de los últimos 30 años. "Hemos tenido un dólar que subsidió importaciones, entonces vaciamos los shoppings de Santiago de Chile y Miami, y generamos récord de asistencia en Punta del Este y además tenemos que pagar los intereses. El déficit en cuenta corriente es como la casa de uno: ganamos 100 y la mujer gasta 120; los otros 20 los tiene que salir a pedir. Y si el tío no le presta, su mujer se tiene que adaptar a vivir con 100″.

"Cuando tenés un agujero fiscal y lo tenés que financiar con endeudamiento externo y una política monetaria incompleta, que pone tasas de interés altas y atrae capitales de corto plazo, se genera un dólar muy barato que estimula que se gaste mucho afuera y se importe mucho", advirtió en este sentido el economista.

Sobre el nivel del tipo de cambio, aseguró: "Éste dólar es mejor que el de los $17,50, siempre que no lo mantengamos fijo. Porque nos olvidamos que tenemos, con suerte, 25% de inflación. Y claramente tenemos que tener un tipo de cambio que mantenga el poder de compra, que no sea tan fácil ir a Santiago y creer que está todo barato".

"Ya lo dice el FMI: el mix de política económica genera consecuencias no deseadas: atraso cambiario, déficit en cuenta corriente, déficit comercial y todas esas cosas hay que pagarlas. Apenas cayó la confianza en Argentina empezamos a tener un mercado cambiario donde la demanda de dólares era muy superior a la oferta y el Banco Central debió vender 9 mil millones de dólares", advirtió.

En este sentido, el economista recordó que "desde que asumió Mauricio Macri, importamos 96 mil millones de dólares, dos tercios de los cuales fueron a financiar el déficit y los sectores públicos. Pedimos plata para financiarnos el exceso de gasto sobre lo que recaudamos".

"Ahora, la demanda para gastar afuera y acumular dólares excede la oferta y la verdad es que no vamos a ir a una macro estable, consistente, en la medida en que no vayamos disminuyendo nuestros agujeros", añadió.

Al ser consultado sobre cómo se corrige dicho déficit comercial, Broda aseguró: "Con un tipo de cambio más equilibrado parecido al de ayer que al que teníamos hace un mes". Ayer, el dólar cerró a 24,68 pesos.

"Esa es la endeblez del programa macro, de una administración que generó una luz de poder salir de la decadencia; no sé si lo va a lograr, nadie tiene la bola de cristal, pero la debilidad macro hace difícil que lo que se hace produzca los resultados buscados", agregó.

Finalmente, consideró que el Gobierno debería haber hecho más énfasis en la estabilidad macro. "Yo hubiera hecho un programa gradual fiscal en 2016 y 2017; porque no hubo gradualismo. En el último trimestre quedó en claro que hay una genuina preocupación de que no consigamos financiamiento y debamos reducir el agujero fiscal".

Sin embargo, destacó que "ayer fue un buen día". "Ojalá se mantengan estos días. El Gobierno va mejorando. Tuvimos tres políticas de intervención del BCRA en los últimos 50 días hasta que la pegamos el lunes. Tampoco estamos para una crisis macro. Lo de ayer, en la medida que no volvamos a atrasar el tipo de cambio y vayamos pacificando el mercado, vamos a estar mejor, aunque estas turbulencias afectan negativamente la reactivación económica y la tasa de inflación".