Los flujos de capitales hacia México caen a mínimos de más de seis años por las dudas sobre el TLC

Sábado, 18 Noviembre, 2017
Fuente: 
El País
El Instituto de Finanzas Internacionales constata el estancamiento de la inversión en los países emergentes

Las crecientes dudas sobre el futuro del mayor pacto comercial del mundo, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), ralentiza la llegada de capitales extranjeros a México. El flujo de dinero hacia el país norteamericano cayó en octubre y lo que va de noviembre hasta su nivel más bajo desde 2011 para el mismo periodo, según un informe divulgado esta semana por el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por sus siglas en inglés) y adelantado este viernes por Reuters. La asociación global de entidades financieras achaca la caída, explícitamente, a la creciente incertidumbre en la renegociación del tratado comercial norteamericano.

"Con la renegociación prolongada y el creciente riesgo de una ruptura del TLC, la exposición de los inversores a activos mexicanos de desplomó hasta su nivel más bajo en más de seis años", subrayan los técnicos del IIF en el informe sobre evolución de los flujos de capital hacia mercados emergentes, al que tuvo acceso EL PAÍS. México supone el 3,8% de la cartera global de inversión en los países emergentes.

Las previsiones del Instituto de Finanzas Internacionales sobre México son más lúgubres que el consenso del mercado, según reconoce su economista jefe para América Latina, Martín Castellano, en declaraciones a este diario. En su pronóstico pesan, además del TLC, las elecciones presidenciales de julio del año que viene. "Es una combinación de los dos factores, que se retroalimentan", subraya Castellano. "El contexto político, en el que el candidato que lidera las encuestas [Andrés Manuel López Obrador, del partido Morena] no genera confianza en los inversores, no ayuda para nada".

Las últimas propuestas de Donald Trump para actualizar el tratado, desveladas en la ronda de octubre, han aumentado las dudas en torno a la renegociación. "Especialmente la cláusula de terminación automática del contrato en cinco años, que afecta sobre todo a México", agrega Castellano. El Gobierno mexicano ya ha puesto encima de la mesa, con el apoyo de Canadá, una contrapropuesta que pasa por convertir esa cláusula en un mero emplazamiento al diálogo cada cinco años para valorar los pros y los contras del texto. Ahora falta por ver cuál será la respuesta de EE UU en la quinta ronda de negociaciones que se celebra en la capital mexicana desde este viernes.

La buena noticia para el conjunto de América Latina es que las dudas sobre el futuro del TLC no provocan ningún tipo de contagio sobre el resto de países de la región, tal y como se llegó a temer en un principio, a pesar de que México es la segunda economía del subcontinente. De hecho, los flujos de capital —que abarcan desde inversión extranjera directa hasta posiciones en Bolsa o bonos—  hacia Perú, Argentina, Chile y Colombia en lo que va de cuarto trimestre del año son particularmente buenos.

Estancamiento emergente

El ritmo de llegada de fondos hacia los mercados emergentes se ha estancado en este tramo final de 2017, en la medida en la que la paulatina subida de tipos de interés en Estados Unidos invita a los inversores a invertir sus fondos en la primera potencia mundial. La expectativa de que la Reserva Federal siga adelante con el endurecimiento de su política monetaria en diciembre también rema en la misma dirección. "El ritmo de los flujos [hacia los emergentes] se ha ralentizado y se ha vuelto más volátil", cierran los analistas del IIF.

Varios analistas consultados por Reuters matizan que el menor ritmo de inversión en los países emergentes es, en gran medida, producto de tendencias cíclicas: en los últimos meses del año las compras en estos mercados, tradicionalmente más volátiles, suelen ralentizarse. "Es una práctica en nuestra industria tomar ganancias en el cuarto trimestre", apunta Jan Dehn, jefe de investigación en Ashmore Investment Management. "Está muy restringido a este periodo", añade. Según sus cálculos, las compras deberían recuperar el pulso de nuevo en el primer tramo de 2018.

Ver más: