En busca de la gloria perdida: el mercado de la deuda "corporate" ya se prepara para el resurgimiento post-buitres

Lunes, 11 Abril, 2016
Fuente: 
Iprofesional
Empresarios se entusiasman con la llegada de capitales extranjeros y se observan los primeros movimientos para acceder a financiamiento con mejores tasas y a mayores plazos. Cómo impactará el pacto con los holdouts en las condiciones que deberán enfrentar las firmas y su efecto en la economía real

La oportunidad de volver a pedir crédito después de que el país sea "desproscripto" por el mercado internacional de capitales no sólo entusiasma al Gobierno nacional y a los gobernadores provinciales.

También a los ejecutivos de negocios, ya que reabre la posibilidad de que las empresas argentinas puedan emitir deuda en condiciones más favorables.

Durante más de una década en la que fueron castigadas indirectamente por el default soberano, las compañías locales se encontraron con crecientes dificultades para acceder al crédito.

Esto tuvo lugar justo en los años en que sus pares de países vecinos se beneficiaron con tasas insólitamente bajas para financiar proyectos de expansión.

Así las cosas, el mercado de las finanzas corporativas se fue alejando de sus días de gloria, cuando las emisiones de títulos privados llegaron a ser un "boom".

Ahora, con la posibilidad aún latente de conseguir créditos a tasas bajas en el exterior, sin cepo cambiario y sin la mácula de pertenecer a un país en default, se hace evidente la expectativa de los ejecutivos de negocios ante el resurgimiento de un mercado de valores corporativos.

En este sentido, todos los ejecutivos consultados por PwC para la "Encuesta sobre Perspectivas del Mercado Financiero" coincidieron en que un arreglo con los holdouts va a tener un efecto positivo para la economía

Algunos consultores se arriesgan a pronosticar un número para este año: ven un potencial de u$s3.000 millones en cuanto a obtención de "dinero fresco".

La reciente colocación de bonos por u$s1.000 millones de YPF es una muestra de que las grandes compañías hace rato están analizando las posibilidades que trae este nuevo escenario post buitres.

El caso de la petrolera se suma al de IRSA y al de la provincia de Buenos Aires que son, según Leonardo Chialva, analista de Delphos Investment, "la punta de lanza de lo que está por venir". 

Los operadores del mercado no ocultan su entusiasmo. Sobre todo si se compara el escenario que se abre con la chatura del actual, al que los analistas catalogan como "paralizado" o "muerto".

Para este cambio de expectativas contribuye además que las compañías argentinas están muy poco endeudadas por la dificultad que han tenido hasta ahora para acceder a los mercados y a tasas bajas.

Por este motivo, Christian Reos, de Allaria Ledema, hizo referencia a que "hay un potencial muy grande de crecimiento, una vez que la tasa de la deuda argentina baje a niveles más razonables".

De la era dorada a la parálisis
Yendo hacia atrás en el tiempo, hubo una época que, al decir de los analistas, fue "dorada" en cuanto a la obtención de financiamiento: la de los años 90.

Quienes vivieron aquella etapa recuerdan que las emisiones de Obligaciones Negociables (ON) eran moneda corriente, incluso para compañías que no poseían una gran estructura.

Al hablar del "boom" que se produjo en esos años, la socia de Quo Advisores, Ana Paula Ares, recordó que estaban dadas las condiciones macroeconómicas para que sucediera.

"Ya habían pasado las privatizaciones, las empresas se estaban expandiendo y se encontraban inmersas en un fuerte proceso inversor", destacó la experta.

Pero las cosas fueron cambiando desde ese entonces. La crisis de los primeros años del 2000 dio lugar a una caída estrepitosa -del orden del 40% en los primeros años- según datos del Instituto Argentino de Mercado de Capitales (IAMC).

En el 2000 se habían operado u$s9.000 millones. Luego esta cifra fue bajando hasta los u$s2.100 millones (2003). 

La emisión tanto de ON como de Valores a Corto Plazo (VCP) nunca volvieron a tener el mismo rol que el de 2000. 

Los casi u$s5.700 millones emitidos ese año no fueron superados en períodos posteriores y debieron ser reemplazados por otros instrumentos, como los fideicomisos financieros

Con el kirchnerismo en el poder, la situación lejos estuvo de mejorar. Por el contrario, tal como explicó Reos a iProfesional, la llegada del cepo y de otras barreras fueron complicando aún más las cosas.

"Tras el desdoblamiento cambiario, el precio del oficial cotizaba muy por debajo del blue y entonces no era conveniente traer dólares para adquirir deuda corporativa", sostuvo Chialva.

En otro orden, un informe del Bank of America Corp reveló que en 2013 el valor nominal de los bonos en circulación de las compañías argentinas había bajado a tan sólo el 2,5% de los u$s313.500 millones circulantes.

Este porcentaje refleja cómo el crédito corporativo se redujo a su mínima expresión, si se tiene en cuenta que en 1999 llegó a representar alrededor del 28% del mercado.

Para peor, el gobierno kirchnerista aportó otro factor que empantanó aun más el escenario: el conflicto con los holdouts.

Así, las cosas, las emisiones fueron retrocediendo y las noticias que antes giraban en torno a las colocaciones pasaron a referirse a las suspensiones.

Tal fue el caso de lo sucedido con Arcor (2013) que debió frenar su salida al circuito de deuda con una ON por u$s100 millones.

Dicho de otro modo, la principal compañía de alimentos del país, que envía sus productos a más de 120 destinos y que es el principal exportador de golosinas tuvo que dejar para más adelante sus intenciones de buscar dinero en el mercado de capitales. De ahí para abajo, era de esperar cualquier cosa.

Las restricciones no sólo afectaron a las firmas que querían expandirse, también a las que requerían de dinero fresco para poder sortear un momento complicado.

En este sentido, las dificultades hicieron tambalear a la Compañía Latinoamericana de Infraestructura y Servicios (CLISA), una unidad del grupo argentino Roggio, que estuvo a punto de ir al default al no poder cancelar una deuda de u$s40 millones en diciembre de 2013.

Industrias Metalúrgicas Pescarmona (IMPSA), no pudo evitar ese duro trance: se vio obligada a reestructurar su pasivo y hasta debió ceder parte de su capital accionario.

¿Mucho, poquito o nada?
La visión general de los especialistas es la misma: el pago a los buitres va a mejorar la situación del país. 

Cecilia Minguillon, analista de Fitch Ratings, consideró que la resolución del incumplimiento "será largamente positiva para el retorno a los mercados internacionales".

En tanto, Daniela Cuan consideró que "una mejora en el acceso al mercado internacional de capitales y perspectivas económicas más favorables significarían una oportunidad para las empresas en cuanto a poder financiar sus planes de inversión".

No sólo eso: para la especialista de Moody's ve como probable que se produzca un proceso de "refinanciamiento de deuda en mejores condiciones".

En cuanto al tiempo que se tardará para recomponer la situación, nueve de cada diez ejecutivos consultados por PwC consideraron que los efectos se verán en el corto plazo e hicieron referencia al segundo semestre de 2016.

Describieron a ese período como "de aumento de capitales y de la inversión productiva, financiamiento a largo plazo y crecimiento de la economía".

Una visión similar tuvo Federico Enrico, socio de RSM Argentina, quien recordó que los fondos que estaban "dormidos" van a empezar a salir a la luz. 

Incluso, auguró: "Seguramente, en los primeros meses va a haber una oleada bastante importante".

Si bien todo está en etapa de análisis, al experto le llamó "poderosamente la atención el movimiento que ha habido en enero y febrero en cuanto a  proyectos de inversión y evaluación de los mismos, si bien suelen ser meses poca actividad". 

También están quienes se expresan de manera  más moderada sobre el escenario favorable sobre el financiamiento empresario que se avecina. 

Por caso, el analista de Delphos Investment manifestó que las posibilidades de conseguir dinero fresco a tasas más razonables irán llegando pero de modo gradual. 

"Al principio serán las provincias y las compañías más grandes, luego podrán sumarse las más pequeñas", explicó Chialva.

Por su parte Ares sostuvo: "Las emisiones se van a reactivar, tanto en el mercado local como en el internacional, pero no creo que el 2016 vaya a ser un boom equiparable con el de los 90".

La especialista recordó que la situación macroeconómica era totalmente distinta en aquel entonces y consideró que el crecimiento del financiamiento corporativo "no va a ser en el 2016, sino a mediano plazo".

Plazos y tasas, lo que viene
Los especialistas consultados por iProfesional coincidieron en que existen dos factores importantes que irán marcarán los tiempos y la evolución: las tasas y los plazos.

Cuanto más confianza haya en la Argentina, mayores serán los tiempos de devolución y menores los tipos de interés.

Los analistas concuerdan en que hoy en día las tasas que se pagan son de dos dígitos (10%) y que, cuanto menos, deberían reducirse a la mitad (5%). 

En cuanto a los plazos, coinciden en que se dejará atrás los 5 años (promedio) y ese horizonte de cancelación podría duplicarse

Sin ir más lejos, un informe elaborado por el IAMC -sobre el período febrero de 2015 - 2016- revela que "la ON de más largo plazo fue a tres años", emitida por el Banco Hipotecario.

Lograr la confianza de los inversores llevará algo de tiempo. El arreglo con los buitres es un paso importante, pero no suficiente.

"Aunque el país salga del default va a seguir siendo high yield. Es decir, altamente especulativo", apuntó Ares.

Si bien los expertos están de acuerdo con la unificación cambiaria y con las medidas de ajustes implementadas, también afirman que hay que lograr, cuanto antes, el equilibrio en las cuentas públicas.

"Hay que bajar el déficit para que no sean tan grandes las necesidades de financiamiento del país, de modo tal que las empresas tengan más espacio para emitir", expresó Reos.

Las cuestiones políticas no están ajenas a la evolución de los mercados. Y aun cuando parezca que falta una eternidad para las legislativas, algunos analistas ya van poniendo lentamente la mira.

"Hay que ver si Cambiemos se consolida políticamente, lo que demostraría que se trata de un proceso más largo y no sólo de 4 años", señalaron desde Chialva.

El mercado estaba esperando los cambios que hasta ahora fue realizando el Gobierno de Macri

Pero queda claro que, para depositar un voto de confianza, no alcanza con la salida del default

Y que para pensar en una nueva "época dorada" serán necesarios muchos más cambios y algo de paciencia. Aunque los tiempos apremien.

 

Ver más: