El Gobierno aprovecha acuerdo con el FMI para relanzar su programa: dólar flotante y fin del gradualismo fiscal

Viernes, 8 Junio, 2018
Fuente: 
Iprofesional
Con el préstamo de u$s50.000 millones, el Gobierno logró su objetivo de una cifra impactante para transmitir solidez financiera y dar certidumbre al mercado. Asumió un fuerte compromiso para llegar al equilibrio fiscal en el año 2020. E intenta que el "stand by" no dañe la imagen de Macri

El hecho de que el anuncio del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional se haya realizado en el Centro Cultural Kirchner habría que inscribirlo en la lista de las mayores paradojas de la historia argentina.

Casi 13 años después de que Néstor Kirchner saldara toda la deuda con el organismo, con el objetivo de desligar al país del FMI, el actual Gobierno firmó un convenio que el Presidente Macri consideró como "un punto de partida importantísimo".

Tras el estrés financiero sufrido por la Argentina en las últimas semanas, está claro que el Ejecutivo apuesta a que este paquete de u$s50.000 millones que aportará la entidad, a los que se sumarán u$s5.650 millones del BID, Banco Mundial y CAF, servirán como garantía suficiente para ahuyentar fantasmas sobre la viabilidad económica.

Y, por encima de ello, lo que transmitieron Nicolás Dujovne y Federico Sturzenegger en la conferencia de prensa tuvo un tono de verdadero relanzamiento del programa económico, con reconocimientos explícitos de errores y el compromiso de un camino acelerado de recorte fiscal.

El primer desembolso -por u$s15.000 millones- llegaría en un par de semanas. Más precisamente el miércoles 20 de junio, una vez que el Directorio del Fondo apruebe formalmente el acuerdo.

La línea "stand by" será a tres años de plazo, con ocho revisiones trimestrales. A cambio, la Casa Rosada se comprometió a acelerar el ritmo de reducción del déficit fiscal, bajo la premisa de que no se altere la paz.

La lupa en el dólar
En el cortísimo plazo, todas las miradas estarán puestas en lo que suceda desde la media mañana del viernes en el mercado cambiario.  El presidente del Banco Central anunció que quedó removido el dique de contención de u$s5.000 millones, tal como adelantara iProfesional. Con esta medida, la autoridad monetaria le había puesto un techo de $25 a la cotización en el segmento mayorista.

El hecho de que ese precio quedara este jueves en $24,99 -apenas un centavo por debajo del máximo- y con un Banco Nación que ha venido interviniendo en las últimas jornadas para que ese tope no se corriera, generaba nerviosismo en el mercado.

Será clave entonces la reacción de los operadores. Tal como adelantó iProfesional, la secuencia acordada no es casual. Los tres pasos son los siguientes:

- Primero el anuncio

- Luego la "normalización" del mercado cambiario

- Después arribará el desembolso de fondos

Esto es así porque el FMI no quiere que el préstamo termine financiando la salida de capitales. Más bien, es partidario de que, bajo una libre flotación, el tipo de cambio llegue a un nivel de equilibrio.

En este sentido, Sturzenegger validó esta postura aunque aclaró que está dispuesto a intervenir en caso de que se produzcan movimientos "disruptivos" en el mercado. Partiendo de cero
En lo conceptual, el anuncio del acuerdo con el FMI ratifica que, tras las "turbulencias" financieras del mes pasado, en la economía cambió todo. No quedó en pie prácticamente ninguna meta oficial.

Eso sí, Dujovne mantuvo la meta de rojo fiscal para este año en el 2,7% del PBI. Se trata de un objetivo que el propio ministro había recortado en medio punto hace poco más de un mes, cuando se pensó que esa reducción permitiría aflojar las tensiones cambiarias.

La mayor parte del ajuste pasó para el próximo año: en 2019, el déficit primario debería alcanzar tan sólo al 1,3% del PBI, en lugar del 2,2% previsto hasta ahora.

Dujovne se negó a dar detalles sobre los recortes que asumirá para llegar a ese objetivo. Se limitó a afirmar que éstos se incluirán en el proyecto de Presupuesto 2019 que el Ejecutivo enviará al Congreso el próximo 15 de septiembre.

Para el 2020, el planteo es alcanzar el "déficit cero". De esta manera, el acumulado 2018-2021 prevé una reducción del déficit de 3,1% del producto bruto interno, con una cifra total de alrededor de u$s19.300 millones.

Junto con el planteo fiscal, Dujovne y Sturzenegger anunciaron el envío al Parlamento de una nueva reforma de la Carta Orgánica del Banco Central "para asegurar su independencia".

Entre los puntos emblemáticos se incluye la explícita prohibición de que el BCRA financie al Tesoro nacional, práctica habitual hasta el momento.

El objetivo de esta iniciativa es que la autoridad monetaria no se vea obligada a emitir pesos para cubrir el desequilibrio de las cuentas públicas.

Por otra parte, el Gobierno cancelará, en los próximos tres años, un total de u$s25.000 millones de Letras Intransferibles que el Banco Central mantiene en cartera desde la época kirchnerista.

El compromiso es que se utilicen esos fondos para saldar parte del stock de Lebac, algo que venía preocupando al mercado financiero, que veía allí un déficit cuasifiscal potencialmente explosivo.

Otra meta que salió del radar fue la de inflación. Sturzenegger blanqueó que para este año espera que se reduzca "lo máximo posible", pero no se animó a comprometer una cifra.

La nueva meta del BCRA pasó a 2019, período para el que se determinó un 17%. Se completa con un objetivo de 13% para 2020 y 9% para 2021.

Según el Palacio de Hacienda, el programa acordado con el Fondo "es innovador, ya que protege especialmente a los sectores más vulnerables".

"En efecto, se incluye explícitamente el monitoreo de indicadores sociales y, por primera vez en la historia en un programa con el FMI, una salvaguarda que permite incrementar el gasto social si el gobierno argentino lo considerara necesario", señaló el ministerio de Hacienda.

Y añadió: "Esto significa que en caso de que la economía no crezca como esperamos, podrán realizarse ampliaciones de gasto focalizadas especialmente en los programas de asignaciones por hijo y embarazo".

Se trata de una cláusula inédita y bien elocuente respecto del objetivo que se fijó el Gobierno: recuperar la credibilidad en el rumbo económico sin que la dureza fiscal implique un excesivo costo político para la imagen de Mauricio Macri.

El dólar, que flote
Tal como consignara iProfesional, los expertos del FMI insisten en que la cotización del dólar debe estar dictaminada por el mercado, según el libre juego de oferta y demanda.

Es decir, que no les agradaba la política del Banco Central de "poner sobre la mesa" todos los días u$s5.000 millones para topear el precio mayorista en $25.

El anuncio de Sturzenegger sobre dar por concluida esta práctica ratifica que el BCRA se "acomodó" a las pretensiones del organismo.

En otras palabras, el BCRA apuntará, de ahora en más, a ir liberando por completo el mercado cambiario.

En Casa Rosada confían en que el anuncio del acuerdo con el FMI tiene la fuerza suficiente como para mejorar las expectativas en el plano financiero y descomprimir tensiones. 

Los próximos días serán pródigos en cuanto a las señales que puedan confirmar si esto será así.

En cuanto al dólar, si se observa lo sucedido en las últimas semanas, el hecho de que haya pasado de $20 a $25 no hizo que la demanda disminuyera.

De cara a lo que viene, desde el Banco Central afirman a iProfesional: "No arriesgamos un pronóstico sobre qué sucederá. Pero lo que sí es un hecho es que a partir de ahora tendremos mucho más poder de fuego".

En este sentido, afirman que la oferta será mayor, ya que la entidad no volverá a comprarle billetes verdes al Tesoro.

El Banco Nación, como agente financiero, seguirá vendiendo las divisas estadounidenses que consiga o pueda obtener el ministro de Finanzas, Luis Caputo, para hacerse de pesos.

"Cuando comprábamos al Tesoro directamente, los dólares eran para no influir tanto en el precio. Ahora, se institucionaliza que esos billetes pasan por el mercado de cambios", añaden desde Reconquista 266.

"Va a haber mucha más oferta porque el Tesoro va a tener que vender para cubrir sus obligaciones, que son en su mayoría en pesos", concluyen.

Ver más: