El déficit comercial con Brasil creció otra vez y se encamina a un récord histórico

Sábado, 2 Diciembre, 2017
Fuente: 
Cronista Comercial
En noviembre hubo un fuerte aumento de las importaciones y una caída importante de las exportaciones. En lo que va del año, el rojo para Argentina ya llega a u$s 7364 millones.

En noviembre, las compras argentinas a Brasil crecieron un 30,5 por ciento con respecto al mismo mes del año pasado mientras que las ventas se contrajeron un 6,3% interanual, interrumpiendo una racha de tres meses seguidos en los que las exportaciones venían en alza. Con el resultado del mes pasado, la balanza comercial acumula en enero-noviembre un rojo de 7364 millones de dólares y se encamina a cruzar por primera vez en la historia la barrera de los u$s 8000 millones en un año.

Los datos surgen del informe de comercio exterior publicado por el Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios de Brasil para noviembre. En el acumulado del año, las exportaciones argentinas al socio mayor del Mercosur crecen 6,3%, mientras que las importaciones desde ese mercado aumentan un 31,7%.

“Noviembre pone un alto a la tendencia que asomaba en los últimos meses, augurando un 2018 con una fuerte recuperación de las ventas hacia el principal socio. 2017 evidenció un marcado agravamiento del déficit, lo que era esperable dados los diferenciales entre oferta y demanda de la producción brasileña, típica de periodos post crisis. Aunque el diagnóstico de que esta dinámica dispar se irá mitigando a medida que el repunte en Brasil sea más generalizado, el dato de noviembre es sin dudas una mala noticia para el comercio argentino, que ubica en Brasil el 15% de sus productos exportables”, destacó ABECEB.

Las ventas argentinas a Brasil fueron de u$s 830 millones en noviembre y de u$s 8685 millones en los once meses; las compras, en tanto, fueron de u$s 1557 millones en el mes y de u$s 16.049 millones en lo que va del año. Así, el déficit comercial bilateral para Argentina  fue de u$s 727 millones en noviembre, más que duplicando el del mismo mes del año pasado.

Cambio de tendencia

“Luego de tres meses consecutivos de alza, en noviembre, las exportaciones a Brasil cayeron 6,3% interanual. Este dato resulta desalentador porque la actividad brasileña continúa en alza, y sus importaciones totales en noviembre crecieron 14,7% interanual. La caída de las exportaciones argentinas se explica por la baja en las ventas a Brasil de automóviles, maíz en grano, malta, insecticidas y productos químicos (…) la participación argentina en las importaciones totales del gigante de América del Sur fue del 6,3% en noviembre, ubicándose 1,4 puntos porcentuales por debajo de la participación que habían tenido en noviembre de 2016”, apuntó por su parte Ecolatina.

La consultora resalta que “el resultado comercial negativo acumulado en lo que va del año fue récord en términos nominales” y está un 37% por encima del último máximo registrado para enero-noviembre, que se dio en 2011y fue de u$s 5377 millones.

Los analistas consideran muy probable que el déficit comercial bilateral para todo este año supere los u$s 8000 millones, lo que no sólo resultaría “un hecho inédito”, como apuntó ABECEB, en términos nomina sino también con respecto al PBI: según señala Ecolatina, el rojo “representará el 1,3% del Producto, cuando en 2011 fue del 1%”.

Composición del comercio

El informe de ABECEb indica que “los rubros más dinámicos en las exportaciones a Brasil en lo que va del año son los relacionados a la industria automotriz (neumáticos, autopartes, motores, vehículos de carga y transporte), polímeros plásticos y trigo, a los que se le suman en la segunda mitad del año filetes de pescado congelado, carne congelada y aceite de girasol”.

“Tal como se observó durante los meses previos, los vehículos y autopartes, máquinas y aparatos para uso agrícola, laminados y semi manufacturados de hierro y acero contribuyeron en gran parte al aumento en las importaciones. Sin embargo, este mes hubo algunos productos adicionales que contribuyeron al incremento. Entre ellos, los insecticidas y herbicidas, cables y conductores eléctricos y polímeros plásticos”, agrega la consultora.