Efecto corrida: se retrae la inversión a la espera de señales positivas de la economía real

Lunes, 25 Junio, 2018
Fuente: 
Cronista Comercial
El Gobierno prevé una contracción de la inversión para el segundo y el tercer trimestre. Mientras los extranjeros empiezan a observar sectores con potencial exportador

Tras dos meses de turbulencias cambiarias e inestabilidad en materia económica, la inversión parece mostrar dos aspectos que caracterizaron la política económica en los últimos meses: gradualismo y recálculo de escenarios.

En el primer caso, es claro que muchos proyectos de inversión ralentizaron el ritmo de ejecución a la espera de señales más claras sobre la perspectiva de negocios que ofrece el país. No entran en este grupo las inversiones en el sector energético, especialmente hidrocarburos no convencionales en Vaca Muerta, que tienen un horizonte de largo plazo, si bien miran también de reojo lo que ocurre con los precios internacionales del crudo e intentan saber si habrá cambios de política con la asunción de Javier Iguacel como ministrio de Energía.

Por otro lado, la fuerte devaluación del peso, que en los últimos sesenta días pasó de $ 20,45 a $ 27,50 al cierre del último viernes, tras haber tocado $28,80, y el traslado de la devaluación a precios, obliga a las empresas a una mirada más cautelosa antes de avanzar en nuevas inversiones.

En diálogo con El Cronista, el presidente de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI), Juan Pablo Trípodi, aseguró que "obviamente, estos movimientos del tipo de cambio generan preguntas y cuestionamientos, los empresarios quieren saber qué pasa y ver cómo reaccionamos frente a la situación".

El funcionario indicó que "para este año preveíamos que el crecimiento de la inversión estaría entre 12% y 15%. En el primer trimestre creció 18% contra 3,5% de crecimiento del producto, sobre todo en inversión productiva", pero adelantó que "en el segundo y sobre todo el tercer trimestre el crecimiento será menor, con lo cual tendremos que tratar de ver cómo va a quedar el año".

De cara al futuro, Trípodi explicó que la devaluación "genera dos efectos, por un lado, los inversores extranjeros pueden hacer más cosas con los mismos dólares, o sea que ahora somos un país más barato", y por otro lado, "empezarán a mirar mucho más inversiones que tengan un potencial exportador".

Entre ellas, Trípodi destaca en primer lugar, los servicios (profesionales, software), que hoy constituyen el cuarto complejo exportador detrás del oleaginoso, el cerealero y el sector automotriz. Pero también tiene potencial para atraer inversiones la agroindustria y la producción y exportación de carnes, con aporte de tecnología y genética.

Entre los perdedores, se ubica la industria de la construcción, en especial por el recorte de

$ 30.000 millones en el presupuesto de este año para obra pública, un 15% del total, aunque el Gobierno le pone fichas a los proyectos con Participación Público Privada (PPP).

Gustavo Weiss, titular de la Cámara Argentina de la Construcción, aseguró que "lo que determina el futuro de la actividad de la construcción es la economía real", lo que preanuncia dificultades en el sector. Y destacó: "En lo que respecto a obra pública es un momento de wait and see para la construcción".

Sobre este punto, explicó que frente a la gran cantidad de licitaciones de Vialidad Nacional y de Vialidad de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y la Ciudad de Buenos Aires "las empresas viales compraron muchísimos equipos, pero se equiparon porque en ese momento había un mercado que abastecer. No creo que ahora haya muchos compradores de máquinas", remató.

Un informe del Centro de Economía Regional y Experimental (CERX), anticipa el comportamiento de las pequeñas y medianas empresas a nivel de inversiones, señalando que el Indicador de Tendencia de Inversión (ITI) de las pymes industriales se mantuvo inalterado en junio, tras una abrupta caída de 18,5% en mayo. Allí incidió el hecho de que muchos empresarios "creen que con el tipo de cambio actual podría ser un buen momento para invertir y exportar", precisa el informe.

Sin embargo, CERX asegura que "bajaron 7,0% las expectativas de la empresa sobre la evolución de su producción en los próximos meses", en tanto, "bajaron 3,6% las intenciones de inversión de los industriales".

Ver más: