Dujovne se enfoca en la meta fiscal para generar confianza

Martes, 3 Julio, 2018
Fuente: 
Cronista Comercial
Mientras persiste la inestabilidad de los mercados, el Gobierno insistirá con el ajuste del gasto público y la baja de subsidios. Recalculan la trayectoria de tarifas

La meta, cumplir la meta. Después de haber acudido al FMI y la falta de resultados en la estabilización de los mercados, el Gobierno apuesta, "ahora sí" a atarse al mástil de las metas fiscales pautadas con el organismo. No sólo para no ser tentado por el canto de las sirenas del aumento del gasto en un año electoral sino también para que la tormenta financiera internacional no termine con el único ancla macroeconómico que puede, con límites, manejar.

Así lo entiende el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien ayer desplegó el argumento ante los ministros del área económica, en una reunión a la que también asistieron los vicejefes de gabinete Gustavo Lopetegui y Mario Quintana.

Poco antes, en una teleconferencia con inversores y bancos internacionales, Dujovne anticipó los lineamientos fiscales. Esta nueva estrategia conversada con los actores fue ayer festejada en el Palacio de Hacienda, donde la saboreaban como fructífera. "El mundo juega en contra para todos los emergentes, pero hoy nuestros bonos están mejor que los de Brasil", se consolaban por la tarde. "Es un primer objetivo", aclaraban.

El índice Merval cayó -2,8%, pero llegó a derrumbarse más de 4%; los bonos largos, -1,4%, y descendió un poco el riesgo país e incluso el dólar tras la licitación del BCRA y el anuncio de la colocación de bonos (ver F&N). A los inversores, Dujovne les ratificó dos claves: el gasto de capital se reducirá 0,6% del PBI en el Presupuesto 2019, y reemplazarán esas erogaciones con obras que se gestionarán con la generalización del esquema PPP. También les adelantó que los subsidios de energía y transporte serán recortados 0,4% del PBI en 2019 y 0,6% en 2020.

"Buscaremos una diagonal para reorganizar los aumentos de tarifas", reconocen en el Palacio de Hacienda.

El objetivo principal, les explicó, es recuperar la confianza de los mercados. Para eso, garantizó que las necesidades financieras netas de este año de u$s 1200 millones y las de 2019 de u$s 8400 millones serán obtenidas principalmente del mercado local, y en pesos. El deseo oficial es no salir al mercado por dos años.

También señaló que se buscará que el déficit de cuenta corriente se reduzca al 3% del PBI, contra el 5% del cierre del año pasado. Y explicó que confía en que la diferencia en 2019 la aporte la recuperación del campo, relató uno de los participantes.

Mientras tanto, el mensaje transmitido a los ministros fue unívoco. Hacienda se ocuparon de hacer trascender que la prioridad absoluta hoy es la reducción del déficit fiscal. Pero, en realidad, apuntarán a sobrecumplir las metas comprometidas, confiaron a El Cronista en el Palacio de Hacienda: eso es lo que viene realizando Dujovne trimestre a trimestre. El 1,3% de déficit de 2019 comprometido con el Fondo para el año próximo es "la meta". Por eso, ninguno de los ministerios ejecutará medidas con costo fiscal hasta el cierre de la discusión del Presupuesto 2019.

La ley, cuya discusión se encarará primero con los gobernadores (ver página 8), será la madre de las batallas. "Los ministros se comprometieron a acomodar todos sus programas en los ministerios con el foco en la prioridad fiscal y las metas comprometidas en el programa de gobierno", hizo trascender Hacienda.

Mientras tanto, Dujovne sigue recopilando información de la administración y estudia los planes presentados por los ministros.

"No hay nada descartado", explican cuando se les pregunta sobre la suspensión del programa de reducción de retenciones a exportaciones de granos. "Las necesidades fiscales, pero también las de la política, definirán qué se pone en marcha. La decisión la tendrá la mesa política del Gobierno", aseguran en Hacienda. Hoy será tema en el encuentro de Macri con el titular de Agroindustria (ver página 3).

La "caja de herramientas" está integrada por el freno a los giros para obras públicas no iniciadas, pero también por los programas de fiscalización de distribución de haberes de la ANSeS. Y el ajuste de la administración pública.

"Dante Sica (el ministro de la Producción) no tendrá muchas herramientas fiscales disponibles", advierten.