Carles Puigdemont aceptó el llamado a elecciones de Madrid y dijo que no pedirá asilo político en Bélgica

Martes, 31 Octubre, 2017
Fuente: 
Infobae
El líder independentista habló un día después de llegar a Bruselas y señaló que "nunca" ha abandonado al gobierno catalán, aunque evitó fijar una fecha para volver a Barcelona. Dijo que no escapará de la acción de la Justicia y criticó duramente la querella que le inició la Fiscalía

El presidente destituido de Cataluña, Carles Puigdemont, contra el cual la fiscalía española presentó una querella por rebelión y sedición, indicó que acepta "el reto" de las elecciones regionales convocadas por el gobierno español, y pidió al pueblo catalán que se prepare para "un camino largo", en una conferencia de prensa realizada en Bruselas". Además, aclaró: "No estoy aquí para pedir asilo político".

Respecto a las acusaciones que se le imputan, exclamó: "Es una querella que no se sustenta jurídicamente. Demuestra extrema agresividad. Se centra a perseguir una idea, a unas personas. Es un ejemplo de la máxima beligerancia del Gobierno español". Por ello, consideró que la fiscalía no tiene "un deseo de justicia", sino "un deseo de venganza".

Sin embargo, indicó que no tiene un plazo para volver a Cataluña, por lo que se quedaría en Bruselas hasta tener las garantías de "un proceso justo, con separación de poderes". No obstante, añadió: "Queremos seguir trabajando como gobierno".

La presentación se realiza en el "Press Club" de la capital belga, a pocos metros de las instituciones de la Unión Europea. Puigdemont se encuentra en Bélgica desde el lunes y ha contactado a Paul Beakert, abogado experto en temas de asilo, lo que alimentó rumores sobre esta posibilidad.

El líder secesionista también abogó por "ralentizar" la lucha por la causa catalana. "No se puede construir la república de todos desde la violencia", dijo Puigdemont, añadiendo: "Si esta actitud tiene como precio ralentizar el despliegue de la república, se tiene que considerar que este es un precio razonable".

"Pedimos que hagan todo lo posible para evitar la demolición de las instituciones catalanas", solicitó a la población de la región, que fue intervenida por Madrid.

La noticia sobre el viaje de Puigdemont a Bruselas saltó minutos después de que el fiscal general del Estado español anunciara una querella contra él y su gobierno por varios delitos -entre ellos "rebelión" y "sedición"- penados con hasta 30 años de cárcel.

Se les acusa de provocar "una crisis institucional que culminó con la declaración unilateral de independencia realizada con total desprecio a nuestra Constitución", dijo el fiscal general José Manuel Maza.