YPF venderá sus acciones de Metrogas, en una operación que podría valuarse en hasta u$s1.000 millones

Lunes, 28 Agosto, 2017
Fuente: 
Iprofesional
El plan de desinversión está atado a cuestiones regulatorias. El Enargas exigió una adecuación a la ley que impide que una compañía productora controle a una distribuidora de gas. El kirchnerismo había avalado la compra. La compañía está definiendo si se desprenderá del total o de una parte

a petrolera YPF venderá las acciones que posee de la distribuidora Metrogas, una operación que podría alcanzar hasta u$s1.000 millones y que significaría que esta última compañía pase a control privado. 

Según consignó la agencia Bloomberg, trascendió que YPF contrató al Citigroup para concretar la transacción, si bien todavía resta definir si será por la totalidad de las mismas o una parte. 

De acuerdo con la agencia, Citigroup fue seleccionado entre más de diez bancos de inversión para asesorar en el que podría ser el mayor acuerdo de fusión-adquisición de Argentina este año.

Metrogas es la mayor distribuidora de gas del país, con más de 2,2 millones de clientes en Capital Federal y Gran Buenos Aires.

El acuerdo para avanzar con esta operación se habría firmado la última semana y el proceso "comenzará en breve", señalaron fuentes cercanas a la firma.

Cabe destacar que YPF tiene el 70% de las acciones en su poder. El 30% restante se lo reparte entre ANSES (8,13%), el personal (10) y acciones que cotizan en las bolsas de valores de Buenos Aires y de Nueva York. 

YPF ya había dejado a Daniel González Casartelli, exbanquero con experiencia en M&A y actual CFO de la compañía, al frente de Metrogas, en lo que se anticipaba sería un inminente plan de desinversión. 

Respecto de las cifras y plazos que se manejan, fuentes cercanas a la compañía aseguraron a iProfesional que todavía no está definido si se desprenderán del total de los papales o de una parte

Además, deslizaron que no hay un plazo legal para realizar la operación sino que la misma se hará en el momento en que resulte mejor negocio para YPF. 

En caso de darse el primer escenario, es decir, que la petrolera se desprenda de ese 70% de participación, una estimación preliminar de TPCG Capital SA prevé que la transacción podría alcanzar una cifra de alrededor de u$s700 millones. 

En tanto, la consultora AR Partners estimó un valor cercano a los u$s1.000 millones. 

De darse el segundo escenario, es decir, que YPF venda el 21% de los papeles para dejar de tener una participación mayoritaria en la distribuidora de gas, entonces la operación podría alcanzar los u$s210 millones, según TPCG Capital SA. 

Las razones de su salida 

Por un lado, con esta movida, YPF lograría recortar parte de los u$s8.300 millones de deuda. 

Pero la principal causa está vinculada con cuestiones regulatorias, dado que las normas prohiben que una compañía como Metrogas esté controlada por una firma que también sea productora de gas

Sin embargo, fue durante el gobierno de Cristina Kirchner que se le dio "luz verde" y se le permitió avanzar con la operación. 

Fue en abril de 2013 cuando la petrolera pasó a tener el control absoluto y se hizo cargo del management de Metrogas. 

Sin embargo, la transacción generó polémica y puso a los organismos reguladores bajo la lupa, ya que la ley de privatización del gas (Ley del Gas 24.074), que había sido sancionada en 1992, impide a una empresa productora y transportadora -como es YPF- asumir el control de una compañía distribuidora de las características de Metrogas.

La norma había sido sancionada por el gobierno de Carlos Menem y dispone restricciones muy claras respecto de la composición accionaria de las empresas que forman parte de la cadena de ese recurso energético.

Esa limitante había sido incluida para evitar que se generen conductas anticompetitivas, monopólicas o discriminatorias.

Sin embargo, mediante la resolución 1/2566 D del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), se detallaba que dichas prohibiciones se encontraban an morigeradas o flexibilizadas" y que, más allá de las advertencias que fijaba la ley, no existían "obstáculos que impidan aprobar la compra notificada".

Es decir, el organismo consideraba que los objetivos establecidos en la llamada Ley del Gas no iban a ser violados con el ingreso de YPF a Metrogas.

Por el contrario, se determinó que que la operación "redundará en un sustancial beneficio para el usuario del servicio de distribución de gas natural, ya que permitirá aplicar a Metrogas una gestión responsable, no solo en lo económico-financiero sino también asumiendo principios sociales de los que depende el bienestar de las generaciones actuales y futuras". 

Sin embargo, en febrero de este año comenzó a gestarse la salida de YPF de la compañía. 

Sucede que el dominio de la petrolera sobre la distribuidora quedó de nuevo en la mira luego de una resolución del Enargas que solicitó una adecuación de la composición accionaria, en línea con el plazo previsto por la Ley de Emergencia y en cumplimiento con el artículo 34 de la Ley 24.076.

Así las cosas, lo que el organismo oficial comenzó a exigir es que YPF reduzca su tenencia accionaria en la empresa de gas o que se desprenda de las acciones.

Como el pedido había sido dirigido a Metrogas pero la controlante es la petrolera, los abogados de la distribuidora cursaron el reclamo a YPF.

Ver más: