Prevén que en tres meses habrá cajeros no bancarios en supermercados y farmacias

Jueves, 12 Abril, 2018
Fuente: 
Iprofesional
Las trabas que que impedían la concreción de la instalación se superaron a partir de una medida que lanzó recientemente el Banco Central

La medida que el Banco Central lanzó esta semana, con la cual obligó a los bancos y a las redes de cajeros automáticos a que liberen los datos de las cuentas para integrar a sus redes la terminales no bancarias, fue clave para que se instalen ATM "blancos" (que no pertenezcan a ninguna entidad). Con esa normativa, el BCRA terminó de liberar un mercado que estaba monopolizado y se espera que en pocos meses haya cajeros automáticos que no pertenezcan a los bancos. "En dos o tres meses estamos desembarcando con cajeros para empezar a instalarlos. Tenemos clientes, gente pensada en colocarlos en sus comercios, hay mucha demanda de cajeros automáticos", explica Sebastián Ponceliz, CEO de Odyssey Group, que está en contacto con cadenas de farmacias, supermercados y estaciones de servicios para instalar cajeros en sus locales. Según detalló, el interés proviene de empresas que operan en la Ciudad de Buenos Aires, en el Gran Buenos Aires y en el interior del país. En mayo de 2017 el Banco Central intentó desregular el mercado, con la autorización para instalar los cajeros no bancarios, pero luego se toparon con una traba: la información de las cuentas bancarias estaba en poder de las redes de cajeros, algo que finalmente se destrabó esta semana, a través de la Comunicación A 6483. A diferencia de los ATM de los bancos, los no bancarios tendrán un costo por operar, aunque se trate de una cuenta sueldo. Para eso, el BCRA detalló en su normativa que en esos cajeros deberán informar previamente al cliente las operaciones admitidas y el precio de su utilización aclarando que ese precio será el mismo independientemente de la cantidad y tipo de transacciones a realizar y consignando la leyenda "Esta operación en una entidad financiera podría no tener costo".

La idea de Ponceliz es que el cajero no sea sólo un dispenser de dinero, sino aprovechar ese contacto con el cliente para poder ofrecerle otros servicios. Hoy se pueden realizar otras operaciones, pero limitadas teniendo en cuenta el potencial que tienen. El negocio que viene La empresa que desde 2013 timonea Ponceliz tiene el foco en el mercado de los ATM en Estados Unidos, instalando y operando cajeros automáticos en ese país y ofreciendo a terceros la posibilidad de invertir en ese negocio, que es un porcentaje de lo que paga el usuario por usar ese cajero. Hasta el año pasado Odyssey operaba 1.000 cajeros -mayormente en Los Ángeles, Florida y Nueva York- y para fin de este año proyecta contar con 2.000 unidades.

Hoy, el 90% de los que invierten en ese negocio son argentinos, que ahora tendrán también la posibilidad de invertir en cajeros que operan en su propio país. Claro que ambos mercados son muy diferentes ya que en EE.UU. cerca del 55% de los ATM son no bancarios, cuando acá es un nicho que recién ahora se libera a jugadores extra bancarios. Además de Odyssey, según BAE, ya hay otras empresas interesadas en instalar cajeros automáticos no bancarios.