Por devaluación, salarios de CEOs argentinos están entre los peores de la región

Miércoles, 27 Junio, 2018
Fuente: 
Cronista Comercial
Entre la reciente devaluación y un mercado que parece no terminar de dar señales positivas, los puestos ejecutivos empiezan a renegociar sus sueldos. Los argentinos, además, están entre los peores pagos de la región.

Todavía lejos de los salarios que perciben sus pares chilenos, los CEOs y directores Generales locales, hasta la corrida cambiaria que se inició a finales de abril, igualaban los índices de inflación en el incremento de sus sueldos. Esta situación provocó que la brecha existente de ingresos entre ellos y los mandos medios se vaya acortando hasta llegar, en estos días, a su mínima expresión. Apostando a mantener los bonos y beneficios variables, en la actualidad, las primeras líneas de las empresas comienzan a desarrollar distintas estrategias para no perder poder adquisitivo y, como sucede en algunas multinacionales, ya negocian los extras en dólares.

"Llevamos años planchados. Los sueldos, últimamente, se ajustaron por inflación, ya que los resultados no crecieron y el mercado tampoco. El gerente General no tiene de dónde hacer crecer su salario, que se encuentra atado al rendimiento", asegura Ignacio Gabancho, director de Spring Professional para la Argentina & Uruguay.

Con ingresos anuales fijos que se encuentran entre los u$s 180.000 y los u$s 250.000, los ejecutivos locales se ubican "por encima de sus pares mexicanos y brasileros, pero por debajo de los uruguayos, y lejos de los chilenos, que lideran la región. Hay escasas excepciones que llegan a cobrar 400.000 -agrega Gabancho-. Los CEOs locales no tienen malos salarios para el mercado local, pero están preocupados por no perder su poder adquisitivo".

"Las compensaciones de ejecutivos comparadas en dólares versus los principales países en la región resultan relativamente bajas, y la relación con el costo de vida en Buenos Aires tampoco resulta ventajoso, ya que junto con San Pablo, en Brasil, son las ciudades más costosas", advierte Valeria Bohórquez, directora de Career de Mercer.

Por su parte, Matiana Behrends, directora de Gestión de Personas de Grant Thornton, remarca: "La mayor incertidumbre, hoy, tiene que ver con qué pasará con los bonos, pues están relacionados a los resultados, y todos miran atentamente cómo evoluciona la economía".

Y añade: "Por otro lado, pensando ya de cara a 2019, se está contemplando una compensación que equipare la actual pérdida de los salarios por la devaluación que tiene el peso, que fue superior a la presupuestada".

De acuerdo a números presentados por PwC, la remuneración variable de los ejecutivos se encuentra atada en un 39% a los objetivos locales, el 16% a los internacionales y el resto hace un mix entre ambas partes. "En marzo, los directivos cobraron en promedio 4,67 sueldos de bonos, mientras el máximo de retribución en este ítem fue de 9,63 sueldos. Las compañías ponen remuneraciones variables cada vez más tentadoras para subir a su gente a los objetivos", asegura a El Cronista Management & RR.HH. María Fernanda Alvarez Apa, perteneciente al área de People & Change de PwC Argentina.

"En la actual edición de nuestro estudio, visualizamos una marcada tendencia, por parte de las empresas participantes, a 'revisar' el ajuste que tienen proyectado para el segundo semestre, sobre todo, el de las posiciones que resultan clave", comenta Miguel Terlizzi, director General de HuCap. Y, en esa línea, el especialista añade: "Esto no estaba en agenda previo a la devaluación del peso. Que ahora esté no implica que efectivamente vaya a realizar alguna corrección, esto dependerá de diversos factores, entre ellos, los resultados del negocio, y determinadas variables económicas sobre la cuales todavía es muy pronto para sacar conclusiones. Los ejecutivos, al estar fuera de convenio, en muchos casos se exponen a ser, nuevamente, la variable de ajuste".

"Solamente se modifican los pagos que están incluidos en convenios colectivos de trabajo, que son los de los puestos operativos, y entones presionan hacia arriba de la pirámide. Son muy pocas las excepciones que superan la inflación, y ya existen compañías que empiezan a negociar en dólares los variables, sobre todo, en las industrias pertenecientes al sector del petróleo, tecnología y farmacia", explica Paula Padilla, socia de Laboral de Auren.

El futuro, lo más valorado

A la hora de negociar beneficios que complementen sus sueldos, los ejecutivos se encuentran poniendo el foco en el futuro. "Valoran todo lo que sea a largo plazo, como los planes de pensiones en monedas duras, el hecho de poder acceder a acciones y tener stock options. También, en las start ups, se ven mucho las phantom shares", afirma Daniel Iriarte, director asociado de Glue Executive Search.

"Por los vaivenes históricos, los ejecutivos ya tienen un entrenamiento especial en términos de cómo cobrar sus remuneraciones. Por otro lado, es muy difícil establecer el 100 por ciento de sus componentes, porque siempre se trata de que sea un arreglo ventajoso para ambas partes. Asimismo, también hay que saber que, en momentos de una inflación importante, no hay beneficio que supere la insatisfacción económica", agrega Matías Ghidini, gerente General de GhidiniRodil.

Además de estos beneficios, actualmente, las organizaciones "tienden a dar beneficios que impacten positivamente en el work life balance. En el caso de los ejecutivos, estos beneficios (como el home office, por ejemplo) no impactan en lo práctico. Por esta razón, lo que se busca siempre, más cuando se está inmerso en un contexto en evolución, es contar con un golden parachute que frente a una salida antes de tiempo de la estructura asegure ciertas ventajas económicas", explica Guido Caleca, Associate Director de Page Executive.

Presión desde abajo

Para Juan Carlos Martínez, desde Bayton, entre los años 2016 y 2017 hubo una pequeña caída de las remuneraciones ejecutivas (este año viene siendo de entre el 2% y el 3%, hasta ahora) y se vio un solapamiento de los niveles medios, achicándose la diferencia entre ambos estamentos.

"En este contexto, se potencia más el trabajo en equipo, y se ve crecimiento en áreas que pueden influir más en la situación actual, por esta razón, se privilegia aquellas que pueden tener una visión más amplia, como los gerentes de Finanzas (tienen un papel relevante por el manejo de inversiones, por ejemplo), los de Comercial que puedan sentir el timing del mercado y los de Marketing serían el tercer pilar", describe el experto.

"Los pronósticos mostraban que la inflación no iba a superar el 20% este año, sin embargo, hoy se habla del 27 al 30%, por eso, muchas compañías hablan de pautar incrementos por fuera del convenio o activar una cláusula gatillo dentro del mismo. Las áreas de Recursos Humanos están renegociando con sus casas matrices o presentando la situación ante los accionistas", asegura Álvarez Apa.

"En los últimos años, no hemos detectado que las compañías hayan distribuido sus incrementos salariales de una forma muy diferenciada por grupos jerárquicos. Más bien, han otorgado porcentajes promedios de incrementos muy equivalentes y homogéneos por capas, incluyendo a sus gerentes Generales. Menos del 18% de las empresas de nuestra base de datos hace mención a haber otorgado ajustes salariales superiores para sus ejecutivos, entre ellos, el director general", concluye Marcela Angeli, directora Talent & Rewards de Willis Towers Watson.

Con un segundo semestre que todavía presenta muchas incertidumbres en la Argentina, los ejecutivos se enfrentan a mantener los resultados de sus empresas y dar con las estrategias adecuadas para sostener sus salarios.

Qué pasará en 2019

"Recién ahora se empieza a mirar hacia 2019. Este año viene siendo particular por toda la situación económica, es un punto de inflexión. Los CEOs están esperando ver qué sucede cuando se acomode el contexto, cuando desembarque definitivamente el préstamo del FMI, y recién ahí irán por los objetivos", explica Ghidini.

En pesos, por mes

Rango de compensación (sin bonos) de gerentes generales por nivel de facturación de las empresas:

- Firma con ventas de más de u$s 100 millones: salario promedio de $ 385.000 mensuales.

- Firma con ventas desde 30 hasta u$s 100 millones: salario promedio de $ 271.000 mensuales.

- Firma con ventas hasta u$s 30 millones: salario promedio de $ 245.000 mensuales.

Fuente: PwC.

Cómo ajustaron

Según la última encuesta de Acciones salariales 2018, de Willis Towers Watson, publicada en marzo, de las 221 empresas consultadas, durante 2018 el 99.5% otorgará incrementos salariales para su personal fuera de convenio. El 72% aseguró que dividirá ese aumento en dos ajustes, mientras que el 10% lo hará en tres partes y el 16% lo hizo en una sola. Sólo el 2% lo repartirá en 4 oportunidades.

También, de acuerdo al estudio, ya en el primer trimestre las compañías tenían en cuenta posibles variables económicas, y por eso el 79% afirmaba que modificaría su presupuesto según la aceleración de la inflación.

Los mismos jugadores

Al momento de establecer el ránking de las industrias que más ganan, todos los consultores no dudan en repetir los dos primeros puestos:

1. Oil & Gas

2. Farmacéutica y química

Para el tercer puesto, las opiniones se dividen entre:

- Minería

- Energía

- Tecnología

- Servicios financieros

- Automotriz

Entre los que más atrasados vienen en la tabla figuran Retail, todo lo vinculado al Consumo Masivo y Alimentos, sobre todo porque sus incentivos están vinculados a la productividad y son los sectores que más están sufriendo el impacto de la suba del dólar.

Ver más: