Argentina recibe más turistas extranjeros que Brasil

Lunes, 6 Agosto, 2018
Fuente: 
Clarín
En 2017 ingresaron 6,7 millones de viajeros. Este año el plan es superar los 7 millones.

Con la mayor conectividad y la promoción de nuevos destinos, Argentina se convirtió en el país de Sudamérica que más turistas extranjeros recibe. Así, en 2017 desplazó a Brasil, el líder histórico en ese segmento, y este año se prepara para revalidar el título con un crecimiento cercano al 5%.

Los datos oficiales muestran que el año pasado Argentina recibió 6,7 millones de turistas extranjeros y Brasil, 6,5 millones. Tercero en la región está Chile, con 6,4 millones, un número vinculado con los viajes de compras que hacían los argentinos, cuando el tipo de cambio era favorable. Un escalón más abajo se ubican Perú y Colombia, con 4 millones, y luego Uruguay, con 3,7 millones.

“Los 6,7 millones de 2017 marcaron un récord en turismo receptivo”, le dijo al Económico Gustavo Santos, ministro de Turismo de la Nación. “El año pasado fue muy bueno para el turismo como industria. Se alcanzó un récord de 21 millones de turistas alojados en hoteles y con 13 millones de pasajeros viajando en vuelos de cabotaje se llegó al mayor registro histórico”.

El ministro explica que esta sucesión de récords “tuvo que ver con la mayor conectividad aérea y el desarrollo de más destinos. También con la puesta en marcha de una estrategia de promoción digital que antes no existía. Sabemos que el 70% de decisiones de viajes se toman en el mundo digital, aunque después una parte se concrete a través de la compra de paquetes en agencias físicas”.

Santos detalla que a esto se sumaron otras medidas, como la devolución del IVA en los gastos de alojamiento realizados por extranjeros.

Por la cantidad de divisas que aporta, el turismo es el cuarto complejo “exportador” del país, después de las oleaginosas, los cereales y los autos. El año pasado generó ingresos por US$5.400 millones, muy por debajo de los US$11.000 millones que los argentinos gastaron entre viajes y compras con tarjeta, rubro que representa más del 30% de ese total.

“A junio de este año llevamos un crecimiento acumulado en el ingreso de extranjeros del 4,2%. Nuestro objetivo es superar los 7 millones de viajeros este año. Para lograrlo tendríamos que conseguir un promedio de 5% de crecimiento, un poco por encima del nivel actual”, cuenta Santos. En cuanto al turismo interno, el ministro señala que la venta de pasajes aéreos está aumentando al 10%. “Si este ritmo se mantiene, este año vamos a estar entre 14 y 15 millones de viajeros en 2018 de cabotaje, un 50% más que en 2015”.

—¿Cómo está impactando la devaluación en el turismo emisivo y en el receptivo?

—En mayo, la salida de turistas argentinos cayó 20% contra el mismo mes del año pasado. La cifra no es pareja: cae un dígito respecto de los viajes a Europa y 35% con relación a Chile. Si se mantiene esta situación de competitividad del dólar, habría una sustitución de argentinos emisivos que ahora se volcarían al turismo interno. Entonces, si la inflación no se lo come y se mantiene la competitividad, podríamos tener una verano con cifras más importantes incluso que el del año pasado. En cuanto al turismo internacional, en general no se mueve por efecto cambiario. El dólar sí impacta un poco más en el turismo regional, sobre todo en los viajes que se hacen vía terrestre desde Chile a Mendoza, Brasil a Iguazú, o Paraguay a Posadas, por ejemplo. En el caso de Brasil, ellos también devaluaron pero menos que nosotros, así que seguimos teniendo una ventaja cambiaria.

—El verano pasado fue récord en turismo interno. ¿No hay riesgo de que este verano, ante la mayor demanda, se disparen los precios?

—Espero que el próximo verano haya una mejor distribución de la demanda. Por eso es tan importante estimular destinos alternativos. Ya hay un acuerdo con las dos grandes federaciones hoteleras para que no haya un traspaso exagerado a precios. No tenemos que trabajar pensando en salvar la temporada sino en lograr el desarrollo integral del turismo. Si la tendencia que estamos observando de caída del emisivo y de aumento del receptivo se da en los niveles que imaginamos, estaríamos equilibrando bastante la balanza turística en 2019.

“La devaluación nos ha vuelto a poner competitivos con la región. Para el verano tenemos grandes expectativas, tanto con los países de largo alcance como con los vecinos”, señaló Aldo Elías, presidente de la Cámara Argentina de Turismo. “La gran pregunta es si la devaluación se va a trasladar a precios o no. Si ocurre, se complica el desarrollo hacia adelante. Somos optimistas, hay un gran compromiso de parte de todo el sector para aprovechar esta coyuntura. Trabajamos para mejorar la competitividad real en todo lo que ayude a disminuir el costo argentino”.

Desde el sector hotelero también apuestan fuerte. Juan Paredes, gerente de desarrollo del Cono Sur de Accor, cuenta que la cadena francesa tiene 10 hoteles en Argentina y otros 3 en construcción, 2 en Buenos Aires y uno en Salta. “Estamos viendo oportunidades en Bariloche, Tucumán, Rosario. Con la devaluación apostamos mucho a la sinergia regional. Esto nos pone más competitivos. La proyección es buena y este cambio coyuntural obviamente ayuda”.

Ver más: