Aerolíneas: un fondo litigante vendió su parte en el juicio y ganó un 736%

Jueves, 5 Abril, 2018
Fuente: 
La Nación
El fondo que financió el proceso que iniciaron en el tribunal del Banco Mundial (Ciadi) los exdueños de Aerolíneas Argentinas contra el Estado vendió su participación en el juicio. Invirtieron US$12 millones; lo vendieron en 107 millones.

El fondo que financió el proceso que iniciaron en el tribunal del Banco Mundial (Ciadi) los exdueños de Aerolíneas Argentinas contra el Estado vendió su participación en el juicio. Invirtieron US$12 millones; lo vendieron en 107 millones. El fondo Burford Capital Limited informó que ha "firmado un acuerdo definitivo para vender todo su derecho en el asunto Teinver. Por lo tanto, la venta representa una ganancia de inversión de 94,2 millones de dólares y un retorno sobre el capital invertido de 736%". Negocio redondo.

Burford, un fondo que financia inversiones de alto riesgo, fue quien puso el dinero para que el grupo Marsans pudiera iniciar el juicio en el Ciadi para reclamar por una indemnización, tras la estatización de julio de 2008, por parte del gobierno de Cristina Kirchner. En julio, el tribunal condenó a la Argentina a pagar US$320 millones como reparación por aquel hecho administrativo. El Estado, a través de la Procuración del Tesoro, pidió la nulidad del fallo.

La venta de Burford era esperada por el mercado, ya que el precio que pusiera a la hora de colocar el cartel de venta es directamente proporcional a la expectativa de cobrar de parte de la Argentina. "Si tuviera que analizar esta venta diría que el comprador tiene muchas expectativas de que va a cobrar del Estado", dijo una fuente que conoce este tipo de arbitrajes internacionales.

Por ahora, y hasta 96 horas después de dada a conocer la firma del contrato, no se conoce quién pagó por estos derechos del fondo buitre.

El contrato de financiamiento del fondo establecía que el máximo que podría cobrar de una eventual indemnización era de 10 veces el monto aportado para sostener el arbitraje. Es decir, vendió en US$107 millones un derecho a cobrar, como máximo, 128 millones. "Esto quiere decir que el que compró sabe que va a cobrar. Nadie va a poner 107 millones si cree que la apelación que interpuso la Argentina puede prosperar", agregó otra fuente.

Fuentes oficiales admitieron que la negociación entre la Argentina y los síndicos que expresan los intereses de las tres quiebras del Grupo Marsans está dentro de la agenda bilateral que la Casa Rosada tiene con España antes de la visita de Mariano Rajoy a Buenos Aires, la semana próxima. Es que el fisco español es el principal acreedor de esta deuda con alrededor de 150 millones de euros.