Aerolíneas Argentinas prevé reducir su déficit operativo a menos de u$s250.000 por día en 2018

Lunes, 13 Noviembre, 2017
Fuente: 
Iprofesional
La línea aérea de bandera espera llegar al "déficit cero" hacia 2019 o 2020. Al cierre de 2017 habrá requerido un auxilio financiero de u$s170 millones, contra los u$s553 que necesitó en 2015

Aerolíneas Argentinas proyecta para 2018 reducir su déficit operativo a menos de u$s250.000 por día, para totalizar una cifra que debería ubicarse por debajo de los u$s90 millones de subsidios demandados al Estado nacional a lo largo del año próximo.

Según informó la empresa, la aerolínea de bandera habrá requerido durante 2017 un auxilio financiero estatal del orden de los u$s170 millones para operar, lo que representa de por sí una significativa reducción con respecto a los u$s325 millones que recibió a lo largo de 2016.

Los u$s465.000 por día de rojo operativo del año en curso y sobre todo los u$s250.000 previstos para cada jornada de 2018 contrastan notoriamente con aquella pérdida diaria de u$s2 millones que registraba la compañía, en promedio, durante el tramo final del Gobierno anterior.

La compañía absorbió subsidios por u$s700 millones (anuales) en 2009, por u$s550 millones en 2010, u$s822 millones en 2011, u$s899 millones en 2012, u$s613 millones en 2013, u$s619 millones en 2014 y u$s553 millones en 2015, lo que supone un déficit promedio de u$s678 millones durante esos años, de acuerdo con datos de la propia Aerolíneas.

El objetivo de las autoridades de la empresa, encabezada por Mario Dell’Acqua y con más de 60 años de trayectoria en el mercado, es alcanzar un "déficit cero" hacia 2019 o 2020, según dijeron voceros de la firma.

La compañía, que cuenta con 82 aviones y vuela a 37 destinos domésticos y 22 internacionales, incrementó en el período enero- octubre de este año en un 14,5% su cantidad de tickets vendidos -en forma interanual-, al alcanzar los 6.515.549; de igual modo que mejoró en un 13% su volumen de pasajeros transportados (10.770.000) y en un 9% el número de asientos ofrecidos (13.682.071 en total).

El factor de ocupación de Aerolíneas, que emplea a unas 12.300 personas y se ubica dentro de las 20 empresas aéreas más puntuales del mercado global, avanzó 3,2 puntos porcentuales en los últimos 12 meses, hasta alcanzar el 80,5%, de acuerdo con un informe sobre el "Estado del Negocio" a noviembre de 2017.

El primer 737 MAX de la Argentina
La firma prevé concluir 2017 con 16.418.485 asientos ofrecidos, 8,2% más que el año pasado y 15,1% más que en 2016; 13.300.000 pasajeros transportados (+14,7% con relación a 2016 y +22% versus 2015), para totalizar ingresos globales por u$s2.294 millones, lo que implica una mejora interanual de 12,5% frente a 2016 y de 7,8% con respecto a 2015, detalló la compañía.

La empresa, además, se jacta de haber bajado en un 21% su tarifa media para vuelos de cabotaje en forma interanual al 31 de agosto pasado y de haber reducido incluso más, en un 30%, sus tarifas promocionales en promedio: una mayor oferta de asientos, un tipo de cambio estable y precios de tickets que aumentaron por debajo de los niveles de la inflación permitieron, entre otros factores, este retroceso.

Por otra parte, voceros de la firma resaltaron que el próximo 21 de noviembre llegará al país un flamante Boeing 737 MAX 8 -de última generación- para incorporarse a la flota de Aerolíneas: el 29 de noviembre será presentado oficialmente y el 1° de diciembre comenzará a cubrir rutas de cabotaje.

Será el primer avión de estas características en operar tanto en la Argentina como en América Latina y la compañía prevé que un futuro cercano empiece a volar desde Buenos Aires e incluso desde Córdoba con destino al Caribe, aprovechando sus prestaciones que incluyen una alta eficiencia (la aeronave es capaz de ahorrar hasta 90 millones de toneladas de combustible por año) y una gran autonomía.

En cuanto al mercado de cabotaje, Aerolíneas, que ofrece unos 250 vuelos domésticos por día, planea inaugurar dos nuevas rutas dentro del país antes de fines de año: el 8 de diciembre empezará a unir Bahía Blanca con San Carlos de Bariloche (un trayecto que por motivos estacionales reemplazará al de Bahía Blanca-Neuquén); y a partir del 26 de diciembre volará entre Córdoba, donde se montó uno de los principales centros de conexiones aéreas del país, y la ciudad misionera de Posadas.

Finalmente, Aerolíneas, que experimentó una significativa tasa de crecimiento del 23% interanual entre enero y septiembre de este año, concentrando sus energías en el mercado doméstico, viene de lograr su pico histórico de transporte de pasajeros en un solo día, con 43.079 personas el 18 de agosto pasado, en tanto el 1° de abril del año que viene ya tiene programado comenzar a volar desde Córdoba hasta Bahía Blanca.