Abrumado por la ola de regulaciones, el Bitcoin pierde casi el 25% en solo cuatro ruedas

Lunes, 12 Marzo, 2018
Fuente: 
Iprofesional
La más famosa de las criptomonedas sufre una fuerte caída de su cotización que se traslada al resto del mercado, debido a una fuerte corriente de ventas

El precio del Bitcoin viene sufriendo fuertes pérdidas en lo que va de marzo. La moneda virtual arrastra cuatro sesiones de caídas -su racha más adversa desde enero- y acumula un retroceso del 23 por ciento.

El viernes, el precio de la criptomoneda más popular del mercado se ubicaba en los u$s9.000 por unidad, su nivel más bajo desde el 13 de febrero de este año, frente a los u$s11.630 del cierre del pasado lunes.

Históricamente, marzo no se ha caracterizado por ser un mes positivo para la moneda virtual. Desde el 2014, cada marzo ha concluido con caídas del 18% en promedio.

El acumulado de este año arroja números en rojo, cercanos al 33%, después del frenesí que vivió a lo largo de 2017, cuando estuvo a un paso de tocar los u$s20.000 en diciembre y marcar un alza de 1.334% en el año.

Pero el Bitcoin no es el único que ve afectada su cotización, ya que el acumulado de los más de 1.500 tokens y monedas ha caído también a mínimos de un mes en los 350.000 millones de dólares.

Con sus cotizaciones en valores mínimos para lo que va del año, se han esfumado más de u$s200.000 millones de la capitalización total de las divisas virtuales desde el máximo del 18 de febrero, cuando rozó los 518.000 millones de dólares.

El panorama entre las monedas virtuales más negociadas es un calco de lo que sucede con la creación de Satoshi Nakamoto, con depreciaciones que van del 10% al 20% en las últimas 24 horas.

El ethereum cotiza en u$s680, el BitcoinCash pierde los u$s1.000, el Litecoin cae hasta los u$s166 y el Ripple sufre hasta los 0,78 dólares.

¿Por qué cae tanto?
Se suma una serie de factores en su contra. En primer lugar, muchos analistas lo atribuyen a fuertes tomas de ganancias luego del récord del año pasado. Por otro lado, el Bitcoin ha sufrido ventas técnicas y finalmente, no hay que dejar de lado las noticias negativas que sin lugar a dudas han contribuido a la baja.

El último episodio que afectó su cotización surgió cuando Binance, una de las plataformas de intercambios de criptomonedas más grandes del mundo, se vio en dificultades para operar normalmente debido a que sufrió un ataque de hackers.

Si bien la compañía compensó todas las cuentas comerciales, manteniendo a todos sus inversores a salvo del ataque, muchos inversionistas decidieron vender sus posiciones.

"A partir de este momento, las únicas víctimas confirmadas tienen claves API registradas para usar con "bots" de trading. No hay evidencia de que la plataforma Binance se vea comprometida", dijo Changpeng Zhao, el presidente de la compañía, en la red social Reddit.

A este hecho de índole delictiva se sumó que en Estados Unidos, la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) emitió un comunicado en el que expresa que "cualquier plataforma que ofrezca activos digitales y que opere como bolsa tiene que ser registrada como bolsa de valores nacional".

En el mismo agrega que "Muchas plataformas se refieren a sí mismas como a las bolsas, eso puede causar una errónea impresión a los inversores de que sean regulados o correspondan a los estándares regulatorios de las bolsas de valores nacionales".

Y concluye afirmando que "Aunque algunas de estas plataformas dicen que observan las estrictas normas y utilizan solo activos digitales de alta calidad para comercializar, la SEC no revisa estas normas o activos elegidos por las plataformas".

En paralelo, en una comparecencia ante el Senado de los EE.UU., el presidente de la Comisión del Mercado de Futuros (CFTC por sus siglas en inglés), J. Christopher Giancarlo, ha informado de que están colaborando con la SEC para avanzar en algún tipo de regulación. Asimismo, ha informado de contactos con la Organización Internacional de Comisiones de Valores y otras agencias europeas para avanzar sobre este punto.

Para peor, en Japón, que es uno de los mercados más desarrollados del mundo en criptomonedas, la Agencia de Servicios Financieros suspendió temporalmente las operaciones de las plataformas FHSO y Bit Station debido a que no cumplían con las medidas de seguridad esperadas y multó a cinco de ellas, entre las que se encuentra la mayor del país, Coincheck.

Precisamente, esta casa de cambio anunció que pagará de sus propios fondos unos 46.000 millones de yenes (u$s470 millones) a los aproximadamente 260.000 clientes afectados por el ciberataque, en el que desaparecieron más de 500 millones de criptomonedas NEM de las carteras digitales privadas de los usuarios.

La casa de cambio ha calculado el monto de estas compensaciones a partir del valor que tenía la moneda virtual en una fecha posterior al robo del 26 de enero, que causó una caída generalizada en los mercados de criptomonedas.

Previo al anuncio, algunos de los usuarios afectados han presentado demandas colectivas para exigir el reembolso total de los fondos perdidos.

El presidente de la firma, Koichi Wada, ha admitido por su parte que la empresa "se vio desbordada" por la explosión del número de usuarios entre abril y junio del año pasado debido a la legalización de las criptomonedas en Japón, lo que terminó por comprometer su seguridad.

La empresa también ha anunciado que la semana que viene reanudará las transacciones con muchas de las principales criptomonedas, que mantiene congeladas a raíz del ciber-robo.

Este recuerda al que sufrió la también firma japonesa Mt. Gox en 2014, declarada en quiebra tras su pirateo, y además de exponer las debilidades de las casas de cambio y atraer más atención de las autoridades, generó fuertes sacudidas en la cotización del Bitcóin y de otras de las principales divisas de este tipo.

Precisamente, el administrador de la bancarrota de esta última plataforma, que quebró en dicho año por el ciberataque, comenzó a vender sus reservas en Bitcoin y Bcash para poder pagar a sus acreedores.

En este contexto, a medida que crece el debate sobre la necesidad de regular este tipo de activos y los países comienzan a dar los primeros pasos en esa dirección, parece que el interés por la madre de las monedas virtuales se está apagando de a poco.

En consecuencia, el Bitcoin, que se halla fluctuando en un canal lateral entre los 9.000 y los 12.000 dólares, desde que se recuperó de su crash de hace poco más de un mes, cuando rozó los 6.000 dólares, ha decidido "poner a prueba la base del mismo", indica José María Rodríguez, analista de Bolsamanía.

"Mantener criptomonedas ha sido fácil hasta ahora ya que siempre tuve la confianza de que volverían a subir, pero ahora simplemente no lo sé... esto es difícil de asimilar", dijo un usuario en el sitio de redes sociales Reddit, donde los operadores suelen hablar del Bitcoin.

Prueba de ello no sólo es el desplome del precio por debajo de los 9.000 dólares, sino que las búsquedas de la palabra Bitcoin en Google se han hundido a su nivel más bajo desde octubre del año pasado, cuando se desató definitivamente la fiebre por la moneda entre el público en general.

Y no solo eso. En paralelo al desplome de las búsquedas de la palabra en Google, que ronda el 80% desde su nivel más alto que se produjo el pasado 17 de diciembre coincidiendo con el lanzamiento del mercado de futuros de Chicago, se han disparado otras, en temas relacionados como por ejemplo "crash informático" (450%) o "burbuja económica" (400%).

Ver más: