Por qué el censo agropecuario es un hito para el país

Miércoles, 23 Mayo, 2018
Fuente: 
Infobae
Después de 16 años, entre septiembre y noviembre se realizará el Censo Nacional Agropecuario. Se utilizarán nuevas tecnologías para conocer detalles del trabajo y la demografía rural

Según los archivos, la Argentina cuenta con más de un siglo en la realización de censos nacionales agropecuarios. De hecho, el primer censo de agricultura y ganadería, realizado en el siglo XIX, fue levantado en 1888. Los tiempos, los medios y la actividad que es el principal motor de la economía del país también, sin embargo el objetivo por conocer el mapa agropecuario argentino se mantiene latente.

Por ello, según informaron desde el INDEC, el Censo Nacional Agropecuario 2018 (CNA 2018), se trata de un relevamiento que se realizará sobre todas las explotaciones agropecuarias del país, con el propósito de obtener información sobre las características básicas de las actividades agrícolas, ganaderas, forestales y bioindustriales y de esta manera, cubrirá una clara demanda insatisfecha en torno a las estadísticas del sector agropecuario y permitirá obtener una foto actualizada para potenciar la planificación a futuro de todos los actores involucrados. 

Los motivos

El INDEC presentó este lunes los lineamientos del CNA 2018. A modo de introducción, Jorge Todesca, presidente del Instituto, describió el CNA como un emprendimiento amplio, ambicioso y comprensivo. En tanto, Roberto Bisang, coordinador del CNA, fue claro y contundente: "Nos toca censar una nueva ruralidad".

En este contexto más de uno se preguntará por qué se realiza un censo agropecuario. Los motivos y argumentos son muchos. Tan es así, que Bisang, confesó: "No sabemos cuáles son los componentes de la producción agropecuaria. Hay información parcial y el Indec quiere sacar la foto completa, un poco más sensata y precisa".

Lo interesante es que cada productor al responder el censo, contribuirá al desarrollo de su propia explotación y de toda su comunidad. Con la información que se obtenga, los argentinos podrán conocer el valor y la importancia que el sector tiene para el desarrollo socioeconómico nacional. En sintonía, el equipo de trabajo a cargo del censo, indicó que se obtendrá información muy valiosa, la cual servirá para generar políticas públicas generales, sectoriales y regionales y también para el diseño de programas específicos orientados a la pequeña producción agraria, a la agricultura familiar, a las comunidades indígenas y a la superación de la pobreza rural.

Manos a la obra

"El futuro desde las raíces", así es el eslogan del CNA 2018 y es una invitación a los productores a participar del operativo. Los 2.791 censistas, censarán 190 millones de hectáreas de actividades agropecuarias y forestales y relevarán entre 330.000 y 350.000 explotaciones agropecuarias (EAP), desde el 15 de septiembre hasta el 30 de noviembre. Se estima que la encuesta a cada productor durará entre una hora y una hora y media, todo depende de los mates que compartan entre pregunta y respuesta. En cuanto al presupuesto destinado al CNA, según comentó Bisang, el Gobierno invertirá $ 320 millones.

Lo novedoso de este censo es que se utilizarán tabletas digitales en reemplazo de los cinco cuestionarios en papel que se usaban previamente. Para poder implementar el uso de tabletas, se desarrolló una aplicación móvil que va a integrar toda la información. Al respecto, Bisang, resaltó: "Con el aplicativo móvil se gana tiempo y consistencia, permite el seguimiento de los censistas de manera online". A su vez, aclaró que no se realizan preguntas sobre valor monetario y la encuesta es de carácter anónimo.

Con el desafío de salir bien preparado para censar la diversidad del campo actual, el equipo de trabajo del CNA comentó que ya se han realizado pruebas pilotos, focus group en Aacrea, y del 4 al 11 de junio se llevará a cabo el censo experimental en Lobos con todo el operativo completo. Aún los censistas no han sido seleccionados, y para formar parte del operativo, solicitan tener nivel de estudio secundarios completo, conocer la zona de relevamiento y estar relacionado a la actividad agropecuaria.

Mejor tarde que nunca

Después de 16 años, se intenta conocer el mapa agropecuario argentino. El último censo agropecuario con datos fidedignos se remonta al año 2002, ya que desde el INDEC sostienen que el relevamiento del 2008 se desarrolló de forma imperfecta y no fue posible obtener resultados nacionales que permitieran su comparación con los de 1988 y 2002.

En este sentido, argumentó que un operativo tan enorme como el CNA lleva su tiempo de maduración y de preparación. Al ser consultada sobre los intervalos entre un censo y otro, respondió: "La FAO recomienda que los lapsos sean cortos y como máximo, de diez años". Según comentó Viazzi, resulta relevante mencionar que la FAO establece una serie de parámetros y recomendaciones para los censos agropecuarios más allá de las particularidades que pueda tener cada país.