Hay que ganar al año u$s 35.000 para ser feliz en América Latina

Jueves, 1 Marzo, 2018
Fuente: 
Ambito Financiero
En el mundo, el promedio necesario para tener una estabilidad emocional es de entre u$s60.000 y u$s75.000 por persona. En algunas zonas como Nueva Zelanda, la suma sube a u$s125.000 anuales per cápita.
 




 

 

"El dinero no es todo, pero cómo ayuda", dice la canción de Los Auténticos Decadentes. Y es que no hay dudas: para muchos, el dinero es sinónimo de felicidad. Y según una investigación, el vínculo entre ambos influye en el estado de ánimo de las personas. Un estudio de la Universidad Purdue publicada en la revista Nature Human Behavior le puso recientemente precio al bienestar emocional. Y hay sorpresas. Más puede ser menos.Para ésta se usaron datos de la Gallup World Poll, con una encuesta a más de 1,7 millones de personas de 164 países diferentes. Los números sorprenden: es que los ingresos óptimos para lograr el bienestar emocional se sitúan en un intervalo de ingresos anuales de entre u$s60.000 y u$s75.000 por persona, sostiene la revista Time, claro que según la zona -teniendo en cuenta el costo de vida- puede incrementarse hasta u$s125.000. América Latina está por debajo del promedio con u$s35.000 anuales por persona.

Aunque estas cifras ya permiten vivir bien el día a día, una cifra superior, que se acerque a los u$s95.000, puede convertirse en algo negativo. Es que si se gana más de esos valores por año, puede convertirse en un dolor de cabeza. Según detalla el informe, "puede aparecer la insatisfacción material o tender a comparaciones con estratos superiores en los que se sale perdiendo". "Cuanto más se tiene, más se aumenta el nivel de vida, acostumbrándose uno a un nivel de vida que obliga a mantener el nivel de ingresos", agrega el estudio. Además existe la preocupación constante de cómo generar siempre esos volúmenes de dinero.

Estas son las cifras promedio, pero varían según el continente. En regiones como Europa occidental, Norteamérica o el este de Asia, los ciudadanos necesitan más ingresos para lograr su estabilidad emocional, en parte porque el costo de vida es más elevado y porque suelen ser más exigentes.

Así, mientras que en América Latina el piso está en los u$s35.000, este casi se cuadruplica en Australia o Nueva Zelanda, llegando a un promedio de u$s125.000 anuales.

Además, se dan diferencias según el género y el nivel educativo. A nivel mundial, es más barato que los hombres estén satisfechos con sus vidas (el promedio u$s89.000) que las mujeres (u$s99.000), que según el informe, se sitúan como un público más consumista. También es el caso de personas con menos estudios (u$s70.000) que las personas con educación superior (u$s113.000), ya que éstas tienen mayores aspiraciones.

De esta forma, si se toman los valores de la región (u$s35.000), se estaría hablando de un ingreso mensual de u$s2.900, es decir $59.400 de ingreso por persona, un número muy por encima del sueldo promedio del argentino -que ronda entre los $20.000 y $25.000- y mucho más del ingreso mínimo vital y móvil que hoy se sitúa en $9.500. Es decir que la Argentina parece estar muy por debajo del promedio de la región.