Cómo impactará la automatización en el mercado laboral

Viernes, 16 Febrero, 2018
Fuente: 
Ambito Financiero
En las últimas décadas, debido a la irrupción de la tecnología en el mundo del trabajo, las prácticas laborales fueron objeto de notables cambios.

En algunos casos, la automatización afectó de forma positiva a los trabajadores, reduciendo la precarización y mejorando las condiciones diarias. Pero en otros, tuvo consecuencias irreparables, como la eliminación de líneas estables de trabajo que culminaron con un sinfín de empleados en la calle. El futuro vislumbra nuevos cambios en el mercado laboral, pero ¿cúales serán los sectores más afectados?.

Un informe privado prevé que entre el presente y mediados de 2030 habrá tres oleadas vinculadas a la automatización que continuarán impactando en la evolución del mundo laboral a nivel mundial. Entre los más afines a estas modificaciones se encuentran las ramas del transporte y la manufactura, mientras que el rubro salud y educación se ubican en la esquina opuesta.

El análisis tuvo en cuenta más de 200.000 trabajadores en 29 países. Según la consultora PwC Argentina, "la proporción de empleos con alto riesgo potencial de automatización se estima en solo un 3% a principios de 2020, pero se eleva a casi un 20% a fines de 2020, y alrededor de un 30% a mediados de 2030".

La "ola algorítmica" ya se encuentra en marcha, señalan. Esta mantiene implicancia en la automatización en la rama de análisis de datos estructurados y tareas digitales simples, como la calificación crediticia. La innovación en este sector llegará al punto de madurez a principio de 2020. Por otro lado, la "ola de expansión" también se encuentra en desarrollo y mantiene implicancia en tareas repetibles e intercambio de información, así como en el desarrollo de drones aéreos, robots en almacenes y vehículos semiautónomos. Al igual que la primera, la fase de madurez sería alcanzada dentro de 2 años.

En la tercera, denominada "ola de autonomía", que podría llegar a su madurez a mediados de 2030, la IA podrá analizar datos de múltiples fuentes, tomar decisiones y realizar acciones físicas con poca o nula participación humana. En esta fase, por ejemplo, los vehículos no tripulados completamente autónomos podrían desplegarse a escala en toda la economía.

Con respecto a la primera la cantidad de trabajadoras que podrían verse afectadas, estas superan en 100% a los trabajadores: en las mujeres alcanza el 4% mientras que en los hombres el 2%. La automatización afectaría al 3% de los trabajos analizados.

Por otro lado, la "ola de expansión" o de "aumento" afectaría a una masa del 19% de los trabajos, nuevamente con mayor impacto en las mujeres que en los hombres: el 23% de las trabajadoras con respecto al 16% de los trabajadores. En cambio, en la tercera ola la cantidad de afectados alcanzaría al 30% siendo los hombres los más implicados con el 34%, mientras que en mujeres la cifra llega al 26%.

Mario A. Julio, socio de PwC Argentina y gerente general de su Service Delivery Center, consideró como "innegable" que "la automatización reemplazará diversas tareas repetitivas y rutinarias". Sin embargo, señaló que "no necesariamente reemplazará puestos de trabajo. Aquí es donde las empresas responsables pueden proteger empleos dándoles otro carácter".

Julio remarcó que el cambio en las prácticas laborales puede ser "vista como algo amenazante" pero también como "como algo motivador, ya que los talentos humanos podrán volcarse a tareas de mayor valor agregado, que generen motivación, donde las habilidades de liderazgo y el criterio profesional sean clave y el gran diferenciador".

& bull; Impactos potenciales por sector industrial

En cuanto a los sectores que mayor cambio registrarán en los puestos de trabajo para mediados de 2030, el informe ubica a "Transporte y almacenamiento" en la cima con un promedio del 52% de puestos de trabajo con altas tasas potenciales de automatización. En segundo lugar se ubica "Manufactura", mientras que la "Construcción" cierra el podio. El último escalón lo ocupa "Educación" con el 8%.

La proporción estimada de puestos de trabajo existentes con altas tasas potenciales de automatización a mediados de la década de 2030 varía ampliamente entre sectores de la industria, desde un promedio en todos los países del 52% para el transporte y el almacenamiento hasta solo el 8% para el sector educativo. Lo del transporte se debe a que los vehículos no tripulados se extienden a escala en todas las economías, pero esto será más evidente en la tercera ola de automatización autónoma. En el corto plazo, los sectores como los servicios financieros podrían tener mayor exposición a medida que los algoritmos aventajan a los humanos en una gama cada vez más amplia de tareas que involucran análisis de datos puros.

• Impactos potenciales por género, edad, educación

Si se analizan los resultados en base al género, el informe arroja que las mujeres serían las más afectadas en las primeras dos olas de automatización pero a nivel general serás los hombres los que mayor impacto registren. De acuerdo al rango de edad, los menores de 25 años, entre ellos quienes recién ingresan al mundo laboral, verán afectados sus puestos en un porcentaje similar al que ocurrirá con los mayores de 55 años. La diferencia radicará en la capacidad de cada uno en volver a capacitarse. Por último, aquellos que cuenten con un nivel educativo menor sufrirán más los cambios mientras que los más calificados estarán menos expuestos y en caso de ocurrir contarán con mayores herramientas para la adaptabilidad.

"A medida que la automatización y la IA sigan avanzando, las habilidades interpersonales se tornarán más y más relevantes Deberemos pensarnos a nosotros mismos como un conjunto de habilidades y capacidades, y ya no más como un determinado profesional universitario o rol", concluyó Mario Julio.