Cárceles argentinas: en 10 años, la población penitenciaria aumentó un 41%

Jueves, 7 Diciembre, 2017
Fuente: 
La Nación
Así surge del último informe del Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Pena (Sneep 2016), publicado por el Ministerio de Justicia de la Nación

La Argentina tiene una de las tasas de detenciones más baja de la región: hay 175 presos cada 100.000 habitantes. Sin embargo, en los últimos 10 años, la población penitenciaria del país aumentó un 41%. El sistema carcelario pasó de alojar 54.000 personas en 2006 a unas 76.261 en la actualidad.

Así surge del último informe del Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Pena (Sneep 2016), publicado por el Ministerio de Justicia de la Nación.

La población penitenciaria se distribuye en 290 unidades penitenciarias, de las cuales 33 pertenecen al Servicio Penitenciario Federal, y 54 al Servicio de la Provincia de Buenos Aires. Las otras 203 están en el resto de las provincias.

"Entendemos que es muy importante dar a conocer la información y lo hacemos en formato abierto", explicó a LA NACION Juan José Benitez, subsecretario de Política Criminal del Ministerio de Justicia. "Es un insumo de mucha utilidad tanto para la sociedad civil como para la decisión en las políticas públicas que se adopten a través de los datos que surgen de este relevamiento", añadió.

Por su parte, Carlos Gonzalez Guerra, director de Política Criminal, destacó que "el SNEEP es una fuente de información muy importante incluso para las modificaciones en el Código Penal". "Es importante tomar decisiones en base a datos precisos, no en el aire como solía ocurrir en esta materia en Argentina. Este cambio significativo permitió valorizar a la Dirección de Política Criminal en su estructura y profesionalismo para aportar ideas concretas a la hora de tomar decisiones en derecho penal y procesal.", señaló.

A continuación, algunos de los datos más destacados del informe, analizado por LA NACION DATA:

La Argentina tiene una tasa de 175 presos cada 100.000 habitantes. Es una cifra baja en relación a la de otros países de América y el Caribe: Estados Unidos tiene 666 cada 100.000 habitantes (2.145.100 presos), Cuba 510 (57.337), Brasil 319 (659.029), Perú 262 (83.639), Chile 235 (42.639).

En general la población penitenciaria mantiene un crecimiento sostenido, con algunos breves períodos de amesetamiento.

Uno de los datos que también mantiene la tendencia histórica es que casi la mitad de los presos están procesados sin condena firme (47,7%), mientras que sólo el 51,6% (39.373) están condenados. Un pequeño cambio ocurrió este último año, sin embargo: por primera vez desde 2002 (cuando comenzaron a realizarse estos relevamientos), la cantidad de personas condenadas supero a las procesadas.

"Es la primera vez que logramos relevar que tenemos más condenados que procesados en las cárceles, es un síntoma muy alentador que vamos a continuar monitoreando. Y es en parte lo que estamos trabajando en las reformas del sistema de justicia para lograr que se dicten sentencias, que se resuelva la situación procesal de las personas vinculadas a una causa penal", señaló Benitez sobre este punto.

Robo y tentativa de robo sigue siendo el principal delito por el que están detenidos los presos argentinos (31.393 presos lo están por esa causa). El segundo delito más frecuente es la infracción a la ley de estupefacientes (10.476 detenidos), el tercero es el homicidio doloso (10.355 presos) y en cuarto lugar están las violaciones (7019 detenidos). Estos cuatro delitos han aumentado de manera notable en los últimos 10 años.

El caso de infracción a la ley de estupefacientes es llamativo, ya que por primera vez supera en cantidad de imputados presos a aquellos que están por homicidios dolosos. "Hay que destacar el crecimiento de la población carcelaria relacionada con los delitos de drogas. Entre 2015 y 2016 hubo más de 2000 personas detenidas cuando el histórico era de 600 personas. Esto refleja la política que impone el presidente de persecución fuerte y efectiva al narcotráfico ", explicó Benitez.

El número de presos en la provincia de Buenos Aires aumentó un 41% entre 2006 y 2016, año en que alcanzó los 33.698 detenidos (ese número aumentó este año: llega a los 38.000 presos alojados en cárceles, comisarías y alcaidías de la provincia).

En el resto de las provincias, la población penitenciaria se incrementó un 52% y en el Servicio Penitenciario Federal un 17% en los últimos 10 años.

Mendoza, Salta y Córdoba tienen la tasa más alta de presos después de la provincia de Buenos Aires.

El porcentaje de superpoblación aumentó un 14,3%. En la actualidad hay un 12% de sobrepoblación, mientras que la cifra en 2006 era -2,3%.

Cómo está compuesta la población penitenciaria

Varones jóvenes con bajo nivel de escolaridad forman el perfil del preso en la Argentina.

El 96% de los presos son hombres, de los cuales el 61% son menores de 35 años y el 69% sólo tenía estudios primarios o inferiores al ingresar a la cárcel.

Contrario a lo que se suele apuntar, la cantidad de extranjeros detenidos en el país es mínima. El 94% de los presos son argentinos. La cifra de extranjeros alojados en cárceles argentinas (hoy del 6%) se mantuvo estable en la última década.

El 68% de los condenados eran primarios, es decir, no tenían condenas previas. El resto se divide en: 21% reincidente (art 50), 7% reiterate, y 4% no hay datos.

En la cárcel

Algunas cárceles del país ofrecen diversas formas de capacitación laboral y educativa. En el caso de las capacitaciones laborales, el Sneep destaca que en 2016 sólo el 21% de la población penitenciaria participó. En tanto, un 44% de los presos accedieron a la educación formal.

Unas 131 mujeres conviven con sus hijos dentro de los penales argentinos. Es la cifra más baja desde que se realizan los informes Sneep. La ley establece que las mujeres detenidas que tengan hijos de hasta 4 años de edad deben ser alojadas con ellos, para favorecer el vínculo en los primeros años de vida del menor. En algunos penales de la provincia de Buenos Aires se comenzó a implementar un sistema de "casitas" dentro del predio penitenciario, para generar un ambiente más propicio para la crianza.

Sobre este punto, Benitez destaó el uso de pulseras electrónicas y el impacto que tuvo en el índice de mujeres presas con niños. "Detectamos que tenemos menos mujeres presas con sus hijos en unidades carcelarias y en eso tiene un fuerte impacto el programa de pulseras electrónicas que impulsa en Ministerio de Justicia de la Nación y de la provincia", señaló el funcionario.

Apenas el 8% de los detenidos tiene o tuvo la posibilidad de acceder a las salidas transitorias según el Sneep 2016. Al resto de la población penitenciaria no le fue otorgado el beneficio.

Ver más: