Argentina es el séptimo país con inflación más alta en el mundo

Martes, 23 Enero, 2018
Fuente: 
Infobae
Aunque se redujo el ritmo de aumento de precios respecto de 2016, la economía doméstica se mantiene como una de las de peor desempeño inflacionario

La inflación es uno de los principales escollos económicos que la Argentina debe superar. Los esfuerzos oficiales por dominar la carestía de precios se empantanan cuando se procura implementar en simultáneo una suba de precios administrados, como las tarifas de servicios públicos, cuyo incremento repercute en el resto de la economía.

La desaceleración de precios domésticos fue notoria. Desde el 40,3% anual de 2016, según datos del IPC Congreso, el INDEC informó que en 2017 el IPC concluyó con un incremento de 24,8 por ciento.

Pero el proceso de baja de la inflación se está registrando en todo el mundo y, de hecho, en la gran mayoría de países de América Latina la inflación está debajo de un dígito y converge con la de las economías desarrolladas. Por lo tanto, Argentina sigue en el "top ten" de países con más inflación del mundo sin grandes expectativas de poder salir de este ominoso listado en el corto plazo.

LOS CAMPEONES MUNDIALES DE INFLACIÓN EN 2017

El IPC Nacional del INDEC, con información de todo el país, se presentó en julio pasado después de la profunda reestructuración del organismo de estadísticas impulsada por Mauricio Macri a su llegada a la Presidencia en diciembre de 2015, es por eso que 2016 se cerró sin datos oficiales de carácter nacional.

Venezuela encabeza el ranking mundial de inflación. Los precios en el país caribeño se espiralizaron el año pasado, hasta el 2.616%, según datos aportados por el Parlamento venezolano, debido a que el Banco Central venezolano dejó de brindar indicadores económicos relevantes en 2015, cuando se empezó a profundizar la crisis del régimen de Nicolás Maduro. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), Venezuela es el único país del mundo con una inflación anual de cuatro cifras.

En el segundo puesto global se encuentra Sudán del Sur, uno de los países más pobres del mundo y, a la vez, uno de los más nuevos: su independencia fue reconocida en 2011. En esta convulsionada nación africana la inflación anual alcanzó 101,9% en septiembre pasado, el dato oficial más reciente.

En tercer puesto se ubica la República Democrática del Congo, con una inflación estimada 48% en 2017, según Reuters, pues la información estadística oficial no se actualiza desde 2015. En el Congo, el Banco Mundial estima que el 77% de su población vive con menos de USD 1,90 por día, considerado "pobreza extrema", y su PIB anual de USD 445 per cápita es el tercero más bajo del mundo cuando se ajusta por inflación.

En cuarto lugar se ubica la República Árabe Siria, nación devastada por el extremismo y una guerra intestina iniciada a principios de 2011 y que se desarrolla en la actualidad. En esta nación del Oriente Medio la inflación en diciembre fue de 43,2% anual, según su Oficina Central de Estadísticas.

El quinto puesto es para otro país del norte de África, Libia. Al igual que Venezuela, este país productor de crudo padeció la fuerte caída de precios internacionales y recién en los últimos meses encontró un cierto alivio en la mejor cotización del petróleo en tres años, hoy cerca de USD 70 el barril. La inflación en 2017 se situó en el 25,7% anual en septiembre, según el dato más reciente de la Oficina de Estadísticas y Censos de Libia.

Sexto figura Sudán con una inflación anual de 25,15% en diciembre último. Su economía aún sufre dificultades como resultado de la secesión de Sudán del Sur, que causó que el país perdiera tres cuartas partes de su riqueza petrolera, mientras que aún se repone de las sanciones económicas que le había impuesto EEUU hasta el 6 de octubre del año pasado.

En séptimo lugar asoma la Argentina, con 24,8% de inflación anual en 2017, según el IPC Nacional del INDEC. Según el Centro de Investigación en Finanzas (CIF) de la Universidad Di Tella, las expectativas de inflación de los consumidores argentinos se ubican en 28,4% anual para los próximos doce meses. No obstante, en dicho relevamiento es hasta diez puntos más alta que la de las consultoras: EcoGo prevé que el IPC subirá 19,3% en 2018; Ecolatina, 20%, y Elypsis, FIEL, Analytica y Libertad y Progreso, un 19 por ciento.

Octavo figura Angola. El derrotero inflacionario del país del sudoeste africano es comparable con el de la Argentina, pues en 2017 se pudo reducir la tasa anual de inflación a 23,67%, desde el 41,12% de 2016. Sin embargo, la senda de precios angoleña sigue complicada, con una devaluación de 15% de la kwanza, la moneda nacional, y el incremento de los precios del material escolar, ante la proximidad del comienzo de las clases. Otro factor alcista es el posible aumento del valor del combustible. En Angola el litro de nafta cuesta 86 centavos de dólar y el gasoil, unos 73 centavos.

En el listado de inflaciones más elevadas en el mundo en 2017 siguen cuatro países africanos: Egipto (21,9%), Sierra Leona (16,86%), Nigeria (15,4%) y Burundi (15,3%).

 

 

Ver más: